Florencio Fernández

El 14 de febrero de 1960, luego de una llamativa operación policial, fue detenido el vampiro argentino Florencio Fernández. La policía había estado buscando desde varias semanas atrás a ese hombre que había atacado a varias jóvenes.

Fernández, en la oscuridad de la noche, se introducía en los dormitorios de sus víctimas, aprovechando que las ventanas permanecían abiertas a causa del calor.

Pudo comprobarse que, luego de irrumpir en la casa, se abalanzaba sobre sus víctimas mientras dormían, sujetándolas luego a la cama y mordiendo profundamente sus gargantas para beber su sangre.

Volver a Vampiros