Filita Malisha

El 23 de marzo de 1995, la policía de Zambia recibió una tenebrosa autoinculpación.

Una mujer de 60 años, nacida de Solwezi había llegado hasta allí confesando que había asesinado a siete de sus hijos.

La mujer se llamada Filita Malisha, había cometido los crímenes a lo largo de varios años, en medio de rituales de magia negra que había aprendido de su madre.

Después de asesinar a sus hijos, bebía su sangre y comía parte de los cadáveres.

Volver a Vampiros