Reina de Espadas y caballo de Bastos

videnciaPara nuestro tercer ejemplo hemos escogido dos figuras que, a pesar de su apariencia, aluden, sistemática y simbólicamente, a dos personas. Así, pues, la Reina de Espadas puede anunciar una situación que progresa o una iniciativa audaz y fructuosa, o el sentido de la oportunidad.
En cuanto al Caballo de Bastos, éste puede revelar un viaje, una gestión discreta, valentía y voluntad que favorecen los cambios útiles. Podemos, pues, suponer que se trata de una situación en la que actuamos, tomamos una iniciativa, para cambiar y progresar.
Puede que sean necesarios una gestión o un viaje para obtener o realizar lo que queremos. Pero, por supuesto, también podemos hallarnos en presencia de dos seres que actúan de mutuo acuerdo: una mujer y un hombre (o, más concretamente, un muchacho), que desempeña el papel de intermediario, o de secundario, puesto que se trata de un caballo, en vez de una sota o un rey. En tal caso, podemos afirmar que esta mujer de acción hace intervenir al personaje en cuestión para alcanzar sus fines, si no es así, el caballo deja de representar un personaje y pasa a ser una circunstancia.
Y de ahí deduciremos que esta mujer activa, representada en nuestra tirada por la Reina de Espadas, iniciará una gestión, un viaje o efectuará cambios útiles, para hacer que su situación avance o para sacar provecho de la misma.

Volver a Tarot