Los Arcanos mayores: El Sumo Sacerdote

tarot«Soy el poder temporal», decía el Emperador. «Soy el poder intemporal, el mensajero de los dioses cuyo verbo transmito a los hombres. Lo que es unido por mí, o ante mí, lo es por los dioses y ante ellos, y no puede ser desunido por los hombres», contesta el Sumo Sacerdote.

Etimológicamente, el médico, el que encuentra y prescribe el remedio, es un remediador. Este nombre deriva del latín médium] el intermediario, el mensajero, el mediador. Tal es el papel que desempeña el Sumo Sacerdote, el gran sacerdote del conocimiento, cuya ciencia y sabiduría alivian, liberan o fortalecen nuestros cuerpos y nuestras almas. Se consulta al Sumo Sacerdote por importantes cuestiones relacionadas con el alma que, a veces, atormentan al cuerpo y al espíritu. Le pedimos que nos dé su bendición.

En hebreo, berekh, rodilla, y baroukh, bendición, tienen un origen común. Encontramos este mismo origen en la palabra árabe baraka, que significa también bendición, favor del cielo.

Así pues, comprendemos por qué el hombre se pone de rodillas para recibir la bendición del enviado del cielo. El Sumo Sacerdote es el maestro de las leyes que rigen las relaciones entre los hombres, el maestro espiritual, el representante de los dioses que, por su función y su presencia, recuerda a los hombres que no son eternos sino mortales, falibles, que tienen que contar tanto con él como con ellos mismos ante los dioses.

Arrodillarse ante el Sumo Sacerdote es señal de respeto y de humildad, pero es sobre todo un acto simbólico que nos enseña que el respeto a los demás equivale al respeto a uno mismo.

Sigue leyendo >>>