El Tres

tarotEl desorden es el orden sin poder. Esta fórmula se adapta perfectamente a la filosofía que se desprende del 3, tal como la percibimos en los cuatro arcanos menores compuestos respectivamente de 3 bastos, 3 copas, 3 oros y 3 espadas.

En efecto, lo que indica cada uno de estos arcanos, por supuesto cada uno en su terreno, es la intervención de un elemento suplementario o un factor extraño, imprevisto, sorprendente, perturbador, que provoca cierto desorden, no despojado de armonía, que tiende, en todo caso, hacia un nuevo equilibrio, más rico. Así, no sería falso decir que, cuando uno de estos arcanos aparece en la tirada, algo nuevo está a punto de llegar.

En efecto, por lo que al 3 se refiere, se puede considerar que un elemento se ha inmiscuido en el interior del 2, que formaba una pareja perfecta, engendrando así una separación, una división o una confusión.

Para ponerle solución, uno debe retirarse para que pueda volver a encontrar la armonía del dúo o del 2, o bien reúne los dos factores que constituyen el 2 y se integra o se une a ellos para formar, junto a ellos, una nueva unidad, o por último, se convierte en idéntico a éstos o éstos se convierten en idénticos a él, para que una nueva coherencia sea posible. Ahora bien, por lo que a los arcanos menores se refiere, casi siempre sale escogida la tercera opción. Pero esto implica un cambio necesario en uno u otro sentido.

Por ejemplo, el 3 de copas anuncia un nacimiento. Es una buena noticia. Y vemos fácilmente cómo, en el caso de esta figura, pasamos del 2 al 3. Pero debemos comprender que, en lo que se refiere a la vida de las dos personas afectadas por este nacimiento, pasamos de la noción de pareja a la de familia. Este nacimiento, pues, provocará un cambio no solamente en el aspecto social de esta pareja, sino también, lo que es más importante, en su vida. En efecto, inefablemente, la irrupción de un hijo en una pareja transforma las relaciones de las dos personas que la integran.

Entonces, la relación íntima que dos personas habían establecido debe subsistir tal como es, pero pudiendo adaptarse también a una nueva relación, esta vez, de tres.

Volver a Tarot