El Siete

tarotEl Siete es un número de cumplimiento.

Si nos referimos específicamente a las creencias y a los mitos del hinduismo respecto al 7 (recordemos efectivamente los orígenes indios del tarot), descubrimos que, según esta religión milenaria, los principios constitutivos del hombre son 7, los del alma y el universo también, y que todos poseemos 7 centros vitales esenciales, las chakras, que, aunque rigen las funciones vitales del cuerpo, juntos forman una especie de escalera de la evolución espiritual, cuya ascensión progresiva favorece el cumplimiento y la liberación del ser.

Franqueando los 7 grados de esta escalera simbólica el hombre consigue una realización última, una especie de perfección, un triunfo. Así es como el 7 se consideró el número de los dioses y el número del equilibrio, la armonía, el orden cósmico y, como acabamos de ilustrar, del cumplimiento del ser.

Que los 7 astros primordiales gravitan y se articulan en el zodíaco y que la gama musical se constituya de 7 notas no es consecuencia del azar.

Este valor intrínseco del 7 se encuentra en los 4 arcanos menores que nos ocupan, y es justamente en este valor en el que debemos poner nuestra atención, para comprender el sentido de cada uno de ellos.

En efecto, así como el 8 anuncia una ruptura, la necesidad de un final o de una parada, sin la cual ninguna regeneración y consecuentemente ninguna vía serían posibles, el 7 no se dedica a este tipo de preocupaciones que vendrán más adelante.

Nos revela que algo va a cumplirse, se realizará plenamente, terminará, alcanzará una especie de perfección, triunfará, eso es todo.

Es, pues, un arcano menor más bien de buen agüero, aunque te recomendamos que nunca te arriesgues demasiado en tratar a un arcano menor o mayor como bueno o malo en sí mismo.

Volver a Tarot