El Seis

tarotSi los autores de la Biblia escogieron el 6 como el Número que, simbólicamente, constituye el número de días que necesitó Yahvé para crear el mundo, y como número de puntas en la estrella de David y en el Sello de Salomón, es porque, para ellos, simbolizaba una perfección, un Número más allá del cual ya no se podía obtener nada mejor.

El 6 es, pues, el Número de la creación o, más exactamente, de la génesis del mundo y de su gestación. Es un Número mágico y simbólico que hay que utilizar para que todo se ponga en su sitio, para que el decorado sea construido. Y, entonces, ya podrá aparecer aquél que está consagrado a ser un dios, modelado en arcilla y en el molde del mundo, a imagen de los dioses o de Dios: ¡el hombre!

Como ya vimos, el Número 7 es el de los dioses, pero deberíamos especificar que se trata de los dioses de la Tierra, de los dioses humanos, que todavía no han escapado de la muerte, ni de los ciclos de renacimientos.

Es el Número del hombre divinizado, si se prefiere. Pero, volviendo al 6, que es el que nos interesa ahora, por la misma razón de representar una perfección, implica también una limitación. En efecto, cuando no se puede ir más allá, más lejos, más alto u obtener más porque ya hemos llegado a la cima, al no va más, al absoluto y, por consiguiente, a la perfección, ¿qué más nos queda aún por realizar? Por supuesto, nada.

A menos que hagamos intervenir un elemento nuevo, en tal caso no estaríamos hablando del universo de los 6 arcanos menores. En cambio, si nos situamos puramente en el ámbito simbólico, sabemos que el 6 es el Número de cierta perfección lograda en la gestación, pero la cual no se para ahí. Sin embargo, en el universo de los arcanos menores del tarot adivinatorio, casi siempre el 6 se interpreta desde el ángulo de la limitación.

Pero ésta debe considerarse como la experiencia última de la realidad física y material del mundo manifiesto, visible, tangible, sin la cual la conciencia no puede existir: puesto que parece ser una regla absoluta en el mundo físico: para que algo exista, debe tener límites.

Volver a Tarot