El Dos

tarotLos 2 de bastos, copas, oros y espadas se interpretan de forma simple y esquemática, opuesta y complementaria.

En efecto, siempre estamos ante una posible unión, una especie de retorno a la unidad, o una división, una dualidad, una incompatibilidad fundamental entre dos elementos, factores, parámetros o personajes, según el caso, que todo lo opone y que nada parece poder conciliar.

Ciertamente, los intérpretes del tarot adivinatorio y, sobre todo, los de los arcanos menores, a menudo sólo han visto en el 2 un símbolo de dualidad. A nuestro parecer, creemos que se trata de una interpretación errónea o, más exactamente, incompleta.

Como ya hemos dicho varias veces, los arcanos menores del tarot adivinatorio proceden de un juego de cartas muy antiguo de origen indio. Ahora bien, en las culturas y civilizaciones indias originales, las fuerzas del bien y del mal, que casi siempre representan la dualidad tal como la conocemos en Occidente, sólo se oponen para unirse y tienen un carácter complementario, que indica que forman un todo. El bien y el mal se confunden tanto que, a veces, es difícil distinguirles.

Por otro lado, en algunas ocasiones están presentes en una misma divinidad, y ésta, al igual que el hombre, actúa bien o mal, según el caso. Por eso, tanto se pueden oponer como se pueden unir y conciliar, y ver en ellos cualidades complementarias que, una vez mezcladas, engendrarán algo nuevo, desconocido, incluso maravilloso.

De tal modo, la dualidad revelada por el 2 de cada arcano menor, debe ser interpretada tanto desde el punto de vista de una unión, como desde una posible oposición.

Volver a Tarot