Qué significa soñar con un arado

El arado representa un símbolo sexual desde la antigüedad, que manifiesta más el deseo sexual que la necesidad de procreación, aunque, en determinados sueños, si te ves arando puede tratarse de la revelación del anhelo de tener hijos.

En otro contexto, si labras un bancal cuidadosamente, se trata de un signo del ritmo de vida que llevas, con la adopción de una rutina que a la vez te brinda cierta seguridad. Si durante el trabajo agrícola te sientes deprimido o padeces una desazón, significa que no tardarás en aborrecer la rutina, pues te has convertido en un simple jornalero.

Pero en el resto de los sueños en los que la labor rural represente una actividad destacada se tratará de buenos presagios. Así, la contemplación de otros personajes arando presagia que verás aumentar las perspectivas y que te encontrarás en un contexto de progreso material.

El sueño del arado es también un vaticinio de triunfo; si eres soltero, lograrás la persona que acceda a compartir el camino a tu lado; cuídala, pues de tu generosidad con esa persona dependerá la felicidad en la pareja. Los tratos de carácter comercial que lleves entre manos serán prósperos y obtendrás beneficios.

Si la musa literaria está contigo y no esperas que ella te haga el trabajo, estás en el camino de escribir una obra que te dará renombre y dinero. Si no vendes, no esperas a alguien para casarte o no eres fabulista, el presagio promete que alcanzarás la satisfacción de gozar de una plácida senectud.

Ver agricultor, arena, campo, cosecha, escalera, semilla, sexo, tierra, trabajo, yugo.

 

Volver al índice de Sueños