Análisis del sueño

Los investigadores posteriores trataron de desentrañar el fenómeno del sueño en investigaciones empíricas mediante diferentes experimentos de manera que resultase una respuesta lo más objetiva posible. El sueño, aun rodeado de un halo misterioso, no deja de ser un fenómeno biológico, por lo que los científicos posteriores a Freud y Jung han decidido tomar el camino de la experimentación, algunos de cuyos resultados desvelan datos que ayudan a conocer la naturaleza de los sueños.

El psicólogo estadounidense N. Kleitman experimentó con una serie de cobayas humanos el influjo de los estímulos sensoriales en el desarrollo de los sueños. El experimento consistía en aplicar determinados estímulos no tan intensos como para que los durmientes despertasen durante el período de sueño en el que se da el movimiento ocular rápido (¿Qué es un sueño?). Tras aplicárseles el estímulo, se les despertaba para que relatasen el contenido del sueño.

Los estímulos fueron auditivos, un leve sonido, luminosos, la cercanía de una lámpara de 100 watios, y táctiles, unas gotas de agua sobre el rostro. Sólo en el tercer caso, hubo alrededor de un 45% de voluntarios que refirieron sueños con escenas en las que destacaba el agua.

En otro sentido diferente, Berger probó de repetir determinados nombres durante el estadio de sueño REM en diferentes voluntarios: Sheila provocó un sueño en el que el sujeto había extraviado un ejemplar de Schiller; Robert estimuló un sueño en el que destacaba un conejo (rabbit, en inglés), y Jenny causó un sueño en el que el soñador se vio descerrajando una caja de caudales con una barra de hierro (jemmy, en inglés).

En cualquier caso, los experimentos mencionados son meros ejemplos que nos permiten deducir que las percepciones de los sentidos ejercen un notable influjo en los sueños, no solamente en lo que respecta a la inspiración de imágenes concretas, sino en el sentido de despertar el argumento de una escena determinada, como se puede ver en el caso de los nombres susurrados a los durmientes.

Volver al índice de Sueños