Tener sueños premonitorios

Cuando los árboles no nos permitan ver el bosque; cuando nuestra objetividad se vea intercedida como consecuencia de estar demasiado embutidos en el problema; cuando no sepamos qué decisión ni camino debemos tomar… será el momento de aprovechar los momentos de sueño y de descanso para pedirle a Orula que nos ilumine concediéndonos la gracia de los sueños premonitorios. Para que nuestro deseo se vea cumplido realizaremos con mucha fe y cariño el ritual que seguidamente detallamos.

INGREDIENTES
La cáscara de la mitad de un coco vaciado de pulpa.
El agua de un coco.
1 rama de albahaca.
1 rama de valeriana.
4 nueces de palma.
1 vela blanca y cerillas de madera.

PREPARACIÓN
En primer lugar, hemos de señalar que el presente ritual deberá realizarse a diario durante nueve días, justo antes de acostarnos. Previamente tendremos que estar recién bañados y vestiremos prendas ligeras de algodón. La ropa de cama deberá ser de este mismo tejido. El agua de coco se renovará cada noche.

Encenderemos la vela y frente a ésta pondremos la cáscara del medio coco, en el que habremos depositado las nueces de palma y el agua fresca de coco. Derramaremos sobre el agua cuatro lágrimas de cera formando la figura de una cruz y juntaremos en un solo ramo la albahaca y la valeriana.

Tomaremos el citado ramo con la mano derecha y, mientras hacemos nuestra solicitud de sueños premonitorios, untaremos la punta del ramo con el líquido contenido en el coco. Acto seguido, ayudados de dicho ramo, dibujaremos una cruz en cada una de las esquinas de la habitación y una mayor debajo de nuestra cama.

Cuando la vela se haya consumido, dejaremos sus restos, el medio coco y el ramo debajo de la cama justo en el centro de la cruz señalada anteriormente.

Volver a Santería