Ritual para enfrentarnos a una difícil decisión

La vida está llena de opciones que nos abren multitud de puertas a variopintos pasajes y caminos. Pero dichos caminos tanto nos pueden encaminar al éxito como a la ruina, al amor o a la soledad, a la ilusión o a la desidia. De nosotros depende saber recoger y disfrutar de los frutos de una decisión acertada. Mediante el ritual que seguidamente vamos a especificar, intentaremos encaminar nuestro pensamiento hacia la toma de la decisión correcta.
INGREDIENTES
16 caracolitos marinos.
8 pedacitos de coco fresco.
8 eslabones de una cadena de metal.
1 pañuelo de seda blanco.
1 recipiente profundo de madera.
Agua bendita.
1 vela blanca y cerillas de madera.
PREPARACIÓN
Limpiaremos el fondo del recipiente con el agua bendita, así como todos los elementos descritos anteriormente, a excepción del pañuelo y la vela.
Con ayuda de la uña del dedo pulgar, marcaremos la vela con dos rayas verticales y dos círculos y la encenderemos con una cerilla de madera. Acto seguido, depositaremos todos los ingredientes en el recipiente y mientras los acariciamos y mezclamos con las manos, solicitaremos con los ojos cerrados a Orunmila que nos ayude a tomar la decisión correcta. Seguidamente, marcaremos los ingredientes con cuatro lágrimas de cera de la vela, pasando a tapar todo el conjunto con el pañuelo de seda blanco. Dejaremos que la vela se consuma por completo.
Al día siguiente volveremos a marcar y a encender una nueva vela y con los ojos cerrados pediremos la iluminación de Orunmila, proponiéndole, en voz alta, la alternativa a la decisión que creamos más válida.
Seguidamente, introduciremos la mano derecha en el recipiente y extraeremos un puñado de su contenido. Si en la palma de la mano encontramos los caracoles en número par representará que la decisión propuesta es la acertada. Si su representación es impar, el Orixá recomienda reconsiderar el tema. Si aparece mayoritariamente el coco significará que debemos postergar la toma de decisiones, recomendándonos repetir el ritual al cabo de una semana.

Volver a Santería

Artículos relacionados