Obbatalá

Obbatalá Las mercedes

Obbatalá

Obbatalá


Dentro de la jerarquía de los Orixás, Obbatalá es el dios que ostenta mayor autoridad. Es el progenitor de los Orixás y el creador de la vida en nuestro planeta. Representa la pureza, la justicia, la verdad, lo inmaculado y la paz. Obbatalá se sincretiza en Jesucristo, el Santísimo Sacramento y la Virgen de las Mercedes.

A Obbatalá también se le denomina Alá bá la se (el que empuña el cetro). Dicho nombre hace referencia al atributo que le entregó Olodumare para que realizara su trabajo de creación de la Tierra.

Frecuentemente se le representa bajo la figura de un venerable anciano cuyo temperamento combina la grandeza y generosidad con el rigor y la autoridad. El color blanco rige en sus collares y todos sus atributos, tanto en lo que respecta a la ropa que él mismo viste, la de sus sacerdotes o sacerdotisas, y también en las paredes del templo en el que mora. El agua de su santuario debe ser cambiada a diario a primera hora de la mañana. Antiguamente, la obligación del cambio de agua debía realizarla una mujer madura virgen que hubiese traspasado la edad de tener hijos y estuviera sujeta al voto del celibato. Los devotos de Obbatalá están obligados a no mentir jamás y a desarrollar una sinceridad misericordiosa, transparente y pura como el agua. Como ya comentábamos, deben vestir completamente de blanco, no desnudarse delante de nadie y rendir homenaje al Orixá cada diecisiete días. Cocinan los alimentos destinados a ofrenda con manteca, se abstienen de comer carne roja, beber vino y los alimentos a él ofrecidos nunca deben aderezarse con sal.

Los alimentos preferidos por Obbatalá son la leche, el merengue, el arroz, la manteca de cacao, las frutas de textura pastosa y, en general, cualquier tipo de comida de color blanco. Suyas son, entre otras, el agua bendita, las campanillas de metal blanco, las coronas de plata y los colmillos de elefante.

Los hijos de Obbatalá suelen ser personas cultas e intelectuales, dignas de confianza, con mucho aplomo y fuerza de voluntad, de rectitud moral y de criterio, reservadas, constantes y consecuentes con las decisiones tomadas y muy generosas con familiares, amigos y allegados, estando siempre dispuestas a ayudar al prójimo con generosidad y desprendimiento.

Obbatalá suele representarse bajo una imagen de madera decorada con conchas y cubierta con telas blancas. Dicho Orixá es llamado para que dé esperanza a los desamparados, cambie la mala por la buena suerte y ayude a recuperar la paz de espíritu, la serenidad y la calma. Ayuda a equilibrar el sistema nervioso y concede hijos a las mujeres estériles. Rige los pensamientos, los huesos y la cabeza.

Volver a Santería