Librarse de restricciones y ataduras

Cuando las restricciones a las que nos someten los acontecimientos no son programadas ni previstas; cuando las circunstancias nos asaltan sin darnos tiempo a reaccionar ni prever el desenlace; cuando sentimos que no manejamos nuestra vida y está sujeta a los vaivenes del destino, es el momento de actuar sin más dilación y pedir a Ochosi que nos rescate de las restricciones y avatares de la vida, procediendo a efectuar el baño liberador que seguidamente detallamos.
INGREDIENTES
2 litros de agua.
1 puñado de hojas de laurel.
1 puñado de alpiste.
1 puñado de hojas de parra.
2 puñados de hojas de menta piperina o hierbabuena.
1 pequeño chile rojo o pimiento picante entero.
2 limas cortadas en tres pedazos. 1 tijeras afiladas.
1 cazuelita con tapa.
PREPARACIÓN
Pondremos el agua al fuego y cuando empiece a hervir introduciremos en la misma la totalidad de los ingredientes a excepción de las tijeras. Transcurridos diez minutos, apagaremos el fuego, colaremos la poción y reservaremos el material colado.
Llenaremos con agua caliente la bañera. En caso de carecer de ella, utilizaremos un recipiente en el que podamos introducir la máxima cantidad de superficie de nuestro cuerpo. Cogiendo las tijeras, daremos cuatro tijeretazos en el agua, formando la señal de la cruz. Encenderemos tres velas de color lila oscuro en las que con la punta de las tijeras habremos marcado nuestro nombre seguido de la señal de la cruz. Alumbrándonos exclusivamente con la luz de dichas velas, derramaremos en el agua caliente de la bañera la mágica cocción.
Nos introduciremos completamente en el agua de la bañera y realizaremos tres inmersiones completas, cabeza incluida, mientras invocamos a Ochosi para que nos libre de las ataduras a las que estamos sometidos y borre de nuestra vida las restricciones que impiden nuestra felicidad y desarrollo.
Cuando el agua empiece a enfriarse, saldremos de la bañera y nos dejaremos secar al aire. Con las tijeras, cortaremos simbólicamente el aire que envuelve nuestro cuerpo mientras pronunciamos el nombre de Ochosi. Acto seguido, nos vestiremos con ropa limpia.
Para finalizar, pondremos los ingredientes que hemos utilizado para elaborar el cocimiento y, poniéndolos en una cazuelita con tapa, los iremos a enterrar al pie de un viejo árbol.

Volver a Santería