Conseguir aprobar exámenes

Es muy difícil verter todo el conocimiento asimilado en el transcurso de interminables horas en un breve espacio de tiempo.

Cuando nos enfrentamos a un control, prueba, examen u oposición, estamos obligados a dar lo mejor de nosotros mismos, vertiendo el producto de todo lo aprendido de forma clara, concisa y concreta. Pero a la hora de lograr un «aprobado» o un «apto» no basta con tener el conocimiento de la materia a examinar; también es necesario que nuestro sistema nervioso esté templado, la mente descansada, los reflejos prontos y que la confianza en nosotros mismos esté en un momento totalmente incombustible.

Si deseamos pasar cualquier prueba académica de manera favorable, además de realizar el ritual que seguidamente detallaremos, deberemos procurar prepararnos intelectual y anímicamente, con el convencimiento de que ni los nervios ni el azar nos jugarán ninguna mala pasada. Y encomendaremos a Obá nuestro éxito.

INGREDIENTES

1 mantel lila.
1 vela amarilla.
Cerillas de madera.
1 alfiler de cabeza amarilla.
Aceite de almendras dulces.
1 puñado de flores de manzanilla.
La fotografía de la persona que desea aprobar.
1 castaña.
1 alfiler de cabeza amarilla.
1 bolsa de seda lila cosida con hilo del mismo color por nosotros mismos.

PREPARACIÓN

Para iniciar el ritual dispondremos el mantel lila encima de nuestra mesa de estudio. Acto seguido, con la punta de la aguja, grabaremos nuestro nombre en la superficie de la vela, desde la base en dirección a la mecha. A continuación untaremos la vela con el aceite de almendras dulces que habremos macerado durante nueve días con las flores de manzanilla.

Tras encender la vela, escribiremos en el dorso de la fotografía la fecha del examen o, en caso de desconocerla, la de nuestro nacimiento. A continuación pasaremos el dorso de dicha fotografía por la llama de la vela hasta ahumarla por completo.

Proseguiremos con el ritual atravesando con el alfiler la fotografía y la castaña, de manera que ambas queden unidas. Dejaremos que la vela se consuma mientras pedimos a Obá o santa Rita que nos ayude a asimilar rápidamente los conocimientos, potencie tanto la memoria como el sentido común y nos ayude a aprobar el examen.

Pondremos la castaña y la fotografía mágicamente preparadas en el interior de la bolsa y no la abandonaremos ni de día ni de noche hasta que no se produzca el examen y sepamos el resultado.
Tan pronto como hayamos aprobado, para agradecer a Obá el favor, estaremos obligados a hacer caridad de manera anónima durante cuarenta días.

Volver a Santería