Espadas poderosas

La espada es considerada en Oriente un símbolo para mantener alejado al mal.

Así, en Japón, la hoja de la espada, se usaba para espantar el mal enviando rayos de luz y se regalaban dagas como obsequio con el objeto de preservar de calamidades a la persona que la recibía.

Es más, aún hoy, el emperador envía como regalo una espada cuando nace un heredero.

Con el mismo sentido, se enterraba a los muertos junto a sus espadas, ya que se creía que esto servía para espantar los demonios en el más allá.

Otro ejemplo de la espada usada como talismán es la espada china taoísta, un poderoso símbolo de protección contra el Chi negativo o Sha (energía maléfica).

Se forma atando monedas chinas con un hilo rojo, en forma de espada, reproduciendo el orden de la constelación de las Nueve Estrellas.

Asimismo, el catolicismo considera a la espada un símbolo de protección y fuerza celestial, por ejemplo, la que lleva San Miguel Arcángel. Se consigue en tamaños pequeños, y se activa junto a una estampa y vela del Arcángel, invocando de este modo:

Yo te conjuro, Espada de espadas, a que me protejas con el valor del Arcángel San Miguel[ abogado y protector; contra todo mal y maleficio, defendiendo mi hogar y mis bienes del enemigo. Que se ilumine la Tierra a mi derredor cada vez que esgrima tu filo implacable, anulando a mi paso el avance del odio y la destrucción, haya lut y paz a mi derredor. Amén

Volver a Rituales contra brujerías

Artículos relacionados