Ritual para atreverse a amar otra vez

Excelente ritual luego de una experiencia dolorosa

Es bastante habitual que, tras haber tenido una experiencia sentimental dolorosa, a una persona le cueste muchísimo establecer una nueva relación de pareja. Por lo general, cuando esto sucede, el afectado se queja de la poca suerte que tiene, compara su soledad con la vida plena que tienen sus amigas o amigos y piensa que nunca tendrá la fortuna de conseguir a alguien que le quiera o con quien formar una familia. El tiempo va pasando y, para no sentir el dolor de la frustración, termina por convencerse de que no está hecho para la vida en pareja, que «el buey solo bien se lame».
Pero como este autoengaño no suele mantenerse eternamente, cada tanto pasa por períodos de tristeza y se pregunta por qué tiene prohibido aquello que para otras personas parece tan al alcance de la mano.
A la mayoría de quienes sufren estos problemas, el miedo al sufrimiento y la idea errónea de que necesariamente el amor es dolor, así como pensar que si se enamoran volverán a pasar por el desengaño que tanto les ha marcado, les pone una venda en los ojos que les impide detectar la presencia de hombres o mujeres con los cuales podría entablar una feliz relación. Pasan por su lado pero no les ven y así, inconscientemente, creen que se ahorran probables disgustos y sinsabores. Este ritual tiene por objeto disolver el miedo al sufrimiento, cicatrizar heridas y curar el alma para que sea posible enamorarse y enamorar; encontrar una persona con la cual compartir la vida.
OBJETOS NECESARIOS
Un limón – Tres alfileres – Dos cucharadas de bicarbonato de sodio Una cucharada de azúcar – Un paño blanco – Una cinta roja

Ritual

• Partir el limón en dos mitades.
• Clavar los tres alfileres en la pulpa de una de las mitades.
• Encender la vela azul.
• Echar sobre una de las partes del limón las dos cucharadas de bicarbonato y la de azúcar al tiempo que se recita la oración.
• Juntar las mitades del limón y envolverlas con el paño para que no se separen.
• Atar el paquete así formado con la cinta o cordón rojo y hacerle siete nudos visualizando una escena de pareja feliz.
• Enterrar el paquete en un lugar al aire libre o en una maceta.
Los alfileres representan los malos momentos vividos, los que han agriado el carácter e impiden a la persona tener confianza en su capacidad para establecer una feliz relación de pareja. El bicarbonato tiene por objeto neutralizar el ácido y el azúcar es símbolo de felicidad y plenitud. El paño blanco representa los buenos sentimientos, el amor y la entrega, y la cinta roja, la pasión.

Oración

Mi corazón ha sufrido
los dolores del amor
y a Venus ruego, me ayude
a superar mi temor.
Así como el azúcar endulza este limón,
que un nuevo amor endulce mi corazón.

Volver a Rituales para encontrar pareja