Ritual de la manzana y la miel

El propósito de este ritual es encontrar a una persona especialmente sensitiva, emotiva y tierna con la que formar pareja. Se puede hacer en cualquier momento, siempre que sea de noche, aunque se recomienda que sea antes de acudir a lugares en los que se pueda conocer a alguien especial.

OBJETOS NECESARIOS

Una manzana roja – Un cuchillo con punta filosa – Una tira de papel – Un lápiz o bolígrafo – Una vela roja y dos velas blancas – Una avellana – Dos cucharadas de miel – Un cono o varita de incienso de rosa – Siete clavos de olor

Ritual

• Encender una vela blanca.
• Encender el incienso de rosa.
• Lavar bien la manzana y sacarle brillo con un paño.
• Con la punta del cuchillo hacer un hueco en su parte superior, quitando primero un trozo que se utilizará posteriormente como tapa (no es necesario conservar el cabito) y luego agrandando convenientemente el hueco.
• Poner en el fondo del agujero que se ha hecho una avellana con su cascara.
• Escribir en la tira de papel la frase: «Por el poder de santa Bárbara, llegue hasta ti mi aroma y te embriague».
• Enrollar el papel, ponerlo dentro de la manzana y rellenar el hueco con miel.
• Disponer los siete clavos de olor en la parte superior del fruto, tal y como se muestra en el dibujo, mientras se visualiza la persona que se quiere conocer (bastará con imaginar escenas tiernas y emotivas).
• Tapar la manzana.
• Dejar la manzana debajo de un árbol, junto a dos velas, una roja, a su derecha, y otra blanca, a su izquierda.
• Decir la oración.
El avellano es un árbol con grandes propiedades mágicas. Los antiguos zahones utilizaban sus ramas para buscar las capas de agua del subsuelo o para detectar la presencia de otros minerales. Cuando el zahori que la portaba se hallaba encima del elemento que quería encontrar, la rama cobraba vida moviéndose hacia arriba y hacia abajo denunciando así su presencia en el subsuelo.

La miel es un elemento que suele usarse en muchos ritos de atracción. Es una de las pocas sustancias de origen animal que se emplean en la magia blanca, ya que es muy poderosa y, además, su utilización no requiere que sea sacrificado ningún ser vivo. En este rito se invoca a santa Bárbara, cuyo padre, el sátrapa Dióscuro, encerró en una torre para evitar que fuera convertida al cristianismo. Un sacerdote, disfrazado de médico, la convirtió, y ella tuvo que pasar por un horroroso tormento hasta que, al fin, fue degollada. La manzana, por su parte, es un símbolo bíblico de acercamiento, unión y consumación del matrimonio.

Oración

Gloriosa santa Bárbara
tú que conoces el encierro
y la angustia del aislamiento
apiádate de mí.
A ti te pido que intercedas ante Dios nuestro Señor
para que conceda mi deseo de compañía.

Este ritual se podrá realizar cuantas veces se considere necesario, con una única condición: dejar entre cada ceremonia, al menos, una semana de tiempo.

Volver a Rituales para encontrar pareja