Polvos para atraer el amor

Los olores desempeñan un papel muy importante en la psiquis de los seres humanos ya que la zona del cerebro que los detecta y analiza es, a la vez, sede de las emociones.
Seguramente todos hemos podido constatar cómo un olor desata un recuerdo y la manera en que éste se liga íntimamente a la sensación de alegría, miedo o nostalgia. El aroma recordado trae aparejadas, junto con las imágenes que generalmente suscita, el paisaje emocional en el cual se ha producido el hecho que se recuerda.
Así como un depredador huele el miedo de su víctima, a través del olfato los machos y hembras de diferentes especies animales se atraen entre sí y detectan las disposiciones de aproximación. Esto se produce porque los cuerpos de unos y otras despiden unas sustancias químicas llamadas feromonas que actúan como mensajeros llevando al sexo opuesto invitaciones de acercamiento.
El hombre, aunque actúe guiado más por la razón que por el instinto, no escapa a esta regla y sus comportamientos amorosos, así como sus rituales de cortejo, también están condicionados por el olfato y las feromonas.
A través de la magia es posible modificar inconscientemente la emisión de estas peculiares sustancias, así como también modificar la producción de diferentes hormonas generando la emoción apropiada para ello. Esto puede ser utilizado para despertar la atracción en personas del sexo opuesto.
OBJETOS NECESARIOS
Polvos de talco neutros o con aroma a jazmín – Un ramito de romero muy seco – Una vela roja – Un puñado de pétalos de rosa (secos) – Una cucharadita de canela – Esencia de jazmín – Una cucharadita de albahaca seca y pulverizada – Una piedra roja – Un saquito pequeño – Un plato o recipiente de metal – Carboncillo litúrgico
El carboncillo podrá conseguirse en las santerías o tiendas que vendan incienso litúrgico. Si no se pudiera encontrar, es posible utilizar un poco de alcohol para encender el romero con unas gotas de éste.
Si no se consiguiera esencia de jazmín, ésta puede ser reemplazada por las cenizas de un cono o vara de incienso de este aroma que haya sido quemado previamente.
El ritual deberá iniciarse en viernes, día de Venus, diosa del amor y la belleza.

Ritual

• Encender la vela roja.
• Poner el romero en el recipiente de metal encendiendo el carboncillo o echándole unas gotas de alcohol antes de acercarle una cerilla.
• Coger con la mano derecha el puñado de pétalos de rosa y triturarlos. A continuación, echarlos en el recipiente que contenga el talco.
• Añadir al talco la canela y mezclar bien todos los elementos.
• Echar sobre la piedra siete gotas de esencia de jazmín al tiempo que se recita la primera oración.
• Guardar la piedra con la albahaca en el saquito. Éste deberá llevarse en contacto con el cuerpo, o bien ponerlo debajo de la almohada.
• Todos los días viernes, antes de irse a dormir, echar un poco del talco que se ha preparado sobre las sábanas, al tiempo que se recita la segunda oración.
Este ritual deberá hacerse hasta que el oficiante pueda formalizar una relación de pareja.
La vela roja simboliza la pasión. La albahaca es un vegetal que, en magia, se utiliza para la falta de deseo. La canela encarna la alegría y el jazmín tiene un alto poder energético. La rosa (sobre todo la roja) está dedicada a Venus y la piedra representa las cualidades inertes que, por no saber ejercitarlas, permanecen ocultas y frías.

Oración 1

Que así como el poder del jazmín
despierta la piedra inerte,
que el poder del jardín de Venus
despierte amor en el alma marchita.

Oración 2

Que los aromas terrenales
y el poder de la luz lunar
destaquen mi atractivo
y solucionen mis males.

Si se tuviera que acudir a una reunión a la que fuera mucha gente, se podrá poner un poco de este talco alrededor de la cintura.

Volver a Rituales para encontrar pareja