Protegernos de robos y atracos

Las grandes aglomeraciones, las prisas, los despistes, la falta de previsión y, sobre todo, la ingenuidad, pueden hacer de nosotros un blanco fácil para que los «amigos de lo ajeno» engrosen miserablemente sus arcas y sigan viviendo a expensas de las personas que nos ganamos el sustento con dedicación y esfuerzo.
Además de respetar unas cuantas normas básicas de precaución, si deseamos protegernos de robos y atracos, pediremos la protección del orixá Oggún y nos pondremos manos a la obra en la confección de la mágica bolsa cuyos componentes pasamos a especificar seguidamente.
INGREDIENTES
1 pedazo de tiza verde.
1 vaso grande de cristal oscuro o metálico.
1 vaso de aguardiente.
5 clavos pequeños de hierro (comunmente los usan los tapiceros).
5 granos de pimienta negra.
5 granos de pimienta roja.
5 hojas o flores de zarzaparrilla.
1 estampa de san Pedro o de san Jorge.
1 fotografía del interesado del tamaño de la estampa
(podemos recortarla si es preciso).
1 cinta verde.
1 bolsa de tela verde cosida con hilo morado por nosotros mismos.
PREPARACIÓN
Preferentemente en un día martes o miércoles de luna nueva, cogeremos el vaso de cristal y dibujaremos en la base exterior, en el lugar en donde se apoya, nuestras iniciales. Acto seguido, procederemos a llenarlo con el aguardiente, introduciendo los cinco clavos, los granos de pimienta roja y negra y la zarzaparrilla. Dicho vaso lo dejaremos en el quicio de una ventana o en la intemperie de la casa, sin tapar, durante cuatro días con sus noches.
Transcurrido ese tiempo, tomaremos la estampa y en su dorso escribiremos nuestro nombre y la petición de protección. Acto seguido, cogeremos la fotografía, nos untaremos el dedo índice de la mano diestra y mojaremos el dorso de la misma con el aguardiente, con el propósito de que quede pegada detrás de la imagen de la estampa. Ataremos ambas fotos con la cinta verde con cuatro nudos, que es el número que corresponde a Oggún. Introduciremos el paquete formado por la foto y la estampa y lo pondremos sirviendo de base del vaso, es decir, como si fuese un posavasos, y lo dejaremos al exterior durante cuatro días más.
Pasados estos días, escurriremos todos los ingredientes que contiene el vaso y los dejaremos secar al sol. Cuando estén bien secos, los introduciremos junto con el paquete de foto y estampa en el interior de la bolsa verde cosida con nuestras propias manos. Dicha bolsa no deberá abandonarnos nunca.
Durante un mes completo, depositaremos cada martes y miércoles una vela morada en el interior del vaso, dejando que se consuma por completo.

Volver a Santería