Los viajes en trance de los chamanes

Cada cultura interpretó el vuelo del alma de los chamanes según sus propias tradiciones. Entre los ejemplos más conocidos destacan las historias inuit de Sedna, la diosa del mar. Los cazadores Inuit necesitaban una determinada cantidad de carne para sobrevivir durante el largo invierno ártico. Cuando había escasez de carne la gente pensaba que la diosa Sedna se había enfadado porque los tabúes no habían sido respetados, y que su modo de vengarse era esconder sus animales. En semejantes circunstancias, el chamán se veia en la obligación de emprender un prolongado y arriesgado viaje espiritual a la casa que tenia Sedna junto al mar. Los habitantes de la aldea se ponían a cantar para ayudarle a encontrar el camino. En esos momentos, el visionario entraba en un largo trance, iniciando una búsqueda en la que sabía que encontraría impresionantes obstáculos. Guando llegase ante la diosa del mar tenia que tratar de apaciguarla y convencerla de que soltase las focas, morsas y demás criaturas que los habitantes del pueblo necesitaban. Si conseguía su objetivo la comunidad podía esperar una caza abundante en los meses venideros, y el chamán recibiría los honores debidos en recompensa de la vital hazaña que había realizado.
Además de obtener caza en tiempos de escasez, los chamanes de todo el mundo cumplian otras muchas funciones, entre las que destacaba la sanación, ya que ellos eran los médicos de las sociedades primitivas, y algunos de sus trances tenían el propósito de aprender las causas y tratamientos de los distintos dolores y padecimientos. No sólo eso; los chamanes facilitaban información acerca del destino de las personas desaparecidas, intentaban llevar a su aldea la lluvia en tiempos de sequía y contribuían a garantizar la victoria para los guerreros de su bando cuando se declaraba alguna guerra. También podían viajar en el tiempo, trasladándose al futuro para conocer el resultado más probable de alguna batalla o el desenlace de cierta enfermedad.
Las primeras descripciones de mensajes profetices traen reminiscencias de los viajes en trance de los chamanes. Tanto los profetas judíos como la pitia de Belfos, los oráculos de la Edad de Bronce africana o el Perú antiguo forman parte de una tradición en la que una serie de individuos excepcionales alcanzaban el éxtasis durante un breve lapso, accediendo a visiones en las que lo oculto se hacía visible y lo desconocido se revelaba.
hechizos
Una vieja roca de arte americano indígena en la excavación llamada «Galería del Chamán», ubicada en la parte del Gran Cañón de la meseta de Colorado. Han aparecido escenas similares en el arte rupestre europeo primitivo y en cieñas pinturas aborígenes prehistóricas sobre roca en Australia, lo cual sugiere la existencia de una antiquísima tradición chamánica por todo el mundo.

Volver a Profecías