Retrato del hombre Piscis

piscis

Nicolai Rimsky Korsakov, nativo de Piscis

El hombre Piscis posee un físico un tanto fascinante: una mirada ultraterrenal, mezcla de bondad y misterio, en la que uno podría perderse fácilmente, modales graciosos, andares cadenciosos… Pero a pesar del suave y delicado aspecto que muestra, este nativo es muy capaz de soportar grandes cargas. Su fortaleza y capacidad de sufrimiento escapa a los valores viriles más destacados que hoy en día marca la sociedad. La suavidad de sus formas junto con la gran capacidad de adaptación son de gran ayuda para el hombre Piscis a la hora de competir en un mundo que no parece haber sido diseñado para él. Sus buenas dotes comunicativas y la naturalidad y franqueza con que lo hace, le procuran por lo general la ayuda de las personas que tiene a su alrededor. Pero al mismo tiempo el nativo de este signo es un hombre psicológicamente débil, su ánimo está siempre sujeto a las condiciones que le rodean y suele pasar a menudo por rachas de desesperación.
La verdad es que este hombre parece no reconocer los limites que impone la prudencia y como le encanta zambullirse de pleno en las experiencias de la vida, es bastante frecuente que su vida se convierta en un constante sube y baja. Los períodos de soledad e introversión abordan con bastante frecuencia a este hombre, que puede dudar de sus capacidades a la hora de desarrollar los valores más varoniles. Por ejemplo, cuando se trata de guardar un secreto o de contener una emoción el hombre de este signo deja mucho que desear.
Sus más altos valores son la calma, la tranquilidad a la hora de enfrentarse a los grandes problemas existenciales y la naturalidad con que se expresa a los demás. Valores sumamente preciados cuando se ejerce de padre de familia. Puede que muchas mujeres de primeras puedan ver al hombre Piscis un tanto falto de garra, pero la verdad es que a la larga no cesan de descubrirse nuevas virtudes en él. Con los hijos este hombre es un padre ejemplar que disfruta de verdad jugando con ellos y siempre encuentra tiempo para ello.
En el amor, Piscis se comporta como todo un romántico, agasaja a su enamorada con todo tipo de detalles y atenciones, es tierno, imaginativo, delicado… pero escurridizo como un pez.

Volver a Piscis
Volver a Signos de Zodíaco