Los cuatro elementos

Así como la presencia de los cuatro elementos (Aire, Agua, Fuego y Tierra) son necesarios en la carta natal de una persona para que ésta se halle en equilibrio, de la misma manera, estos pilares de la Naturaleza deben estar representados en el hogar, aunque sea de modo simbólico, para lograr la armonía energética.
• Por ejemplo, las personas inseguras o a las que les cuesta tomar iniciativas, necesitan tener cerca objetos relacionados con el Fuego; para ellos pueden ser muy útiles los adornos de bronce o cobre; y será fundamental colocar una gran chimenea en el centro de la casa.
• A quienes sienten inhibiciones y trabas afectivas, les será provechoso conectarse con la energía del Agua: una pecera, objetos decorativos plateados, varios floreros repletos de agua y flores distribuidos por toda la casa; si pueden darse el lujo, una pequeña cascada de agua en el jardín será óptima.
• Quienes tienen dificultad para ser constantes en la prosecusión de sus metas, se desconcentran y distraen con facilidad y desean cultivar la paciencia y la tenacidad, deben rodearse de objetos de barro, arcilla, muebles de madera añosa; les será muy beneficioso a estas personas aprender a construir con sus propias manos algún tipo de mueble o adorno, aunque sea de fabricación sencilla. También, las plantas serán buenos complementos.
• La presencia del elemento Aire es fundamental para quienes le temen a los cambios, desean flexibilizar su carácter y adaptarse rápidamente a las situaciones. Para estas personas, es fundamental que la casa no esté atestada de muebles; por el contrario, deben contar con ambientes espaciosos y libres. El color amarillo será ideal para pintar alguna pared en estos casos. Y además, con bastante frecuencia pueden cambiar los muebles de lugar, tratando de diseñar los ambientes con diferentes criterios.

Volver a Limpieza de casas