Leyenda y enigma

Una leyenda de la antigüedad y un enigma de hoy

En 1940, ya se habían escrito más de 25.000 libros sobre la Atlántida. Entretanto, la ciencia oficial continuaba ignorando, desdeñosamente, los posibles fundamentos de la leyenda. Pero, en los últimos veinticinco años, gracias a varios estudios, investigaciones y descubrimientos, esta leyenda acabó por transformarse en un enigma histórico. Hoy, al menos, sabemos lo suficiente como para afirmar que existió realmente un continente —o una gran isla— habitado por un pueblo poderoso cuya destrucción debió ocurrir, de un modo aproximado, hace unos diez mil años.
El primer argumento que se puede presentar en favor de la existencia de la Atlántida es el de la lógica. La historia nos ha dado ya muchos ejemplos de leyendas que orientaron a los investigadores, llevándolos hasta sensacionales descubrimientos. Creta, descrita por Hornero en la Ilíada, apareció tal y como la pintó el poeta, cuando un grupo de investigadores conducidos por Arthur Evans y siguiendo los pasos del legendario Teseo, encontró el palacio del Rey Minos y el célebre laberinto cretense. Como ya observó Camilo Flammarion, «la tradición debe ser respetada, por fabulosa que parezca, pues los siglos la rodean de mitos, pero siempre goza de un sentido común y verdadero». La ciencia, hoy en día, parece respetar más que antes la tradición.
La antropología, por ejemplo, ha tenido que rendirse ante las informaciones que le llegan a través de la tradición, oral o escrita. Siendo una ciencia que pasó por un notable desenvolvimiento en los últimos años, ha emprendido una extraordinaria vuelta atrás en el estudio de la vida del hombre sobre la Tierra. Hace medio siglo, se juzgaba que el Neanderthal, con sus 100.000 años, era el más antiguo ejemplar de homo sapiens conocido. Hoy se puede afirmar, sin la menor sombra de duda, que nuestros antepasados vagaban ya por la Tierra hace dos millones de años. Los descubrimientos del doctor Leakey, en sus expediciones a África, han sido definitivos en este sentido.

Volver a La Atlántida