Del cataclismo a la expedición de Galanpulos

El examen de esas extrañas momias naturales reveló que en el estómago de muchas de ellas había hierbas iguales a las que encontramos hoy en día en la márgenes del lago Baikal, a 1.500 kilómetros al sur. El proceso de congelación fue muy rápido, de lo contrario la carne se habría estropeado en 10.000 años. Además, algunos animales quedaron congelados en pie, instantáneamente.
Otra cuestión, tal vez la más importante de todas: ¿qué cataclismo fue este que provocó tan profundas modificaciones en la Tierra? El Padre Thomas Moreux, astrónomo e investigador, presentó una teoría aceptada por la mayoría de los estudiosos: el cataclismo habría obedecido a una causa externa, tal vez un astro de enormes proporciones que pasó muy cerca de la Tierra y varió la inclinación de su eje en algunos grados. Las mareas de magma interno formadas en aquella ocasión habrían provocado rupturas y hundimientos en diversos puntos de la corteza sólida de la Tierra. La Atlántida habría desaparecido en aquellas circunstancias.
Los griegos conocían el mito de Faetón, hijo del Sol, que subió en el carro de su padre, sin habilidad para dirigirlo, y acabó incendiando la mitad de la Tierra, provocando después cataclismos e inundaciones. Sea como fuera, el paso de un gran cometa de cola luminosa por las inmediaciones de nuestro planeta explicaría la leyenda y, posiblemente, las catástrofes.
Pero esos indicios —o pruebas— no serían bastante para justificar las sucesivas búsquedas del continente perdido, una de las cuales, en pleno curso actualmente, está dirigida por el sismólogo griego Angelos Galanpoulos. Esta búsqueda comprende una expedición de investigadores y científicos europeos y norteamericanos a la isla de Santorini. Pero ya hubo quien buscó la Atlántida en el Mar del Norte, en el Mediterráneo, en el Atlántico sur, y hasta en medio del enorme lago que otrora existiera en el Sahara. Pero, aún teniendo en cuenta la expedición de Galanpoulos y toda una serie de otras tentativas, todo lleva a creer que la Atlántida existió en las inmediaciones de las Azores.
atlantes
Mapa de la Atlántida tomado del libro Mundus Subterraneus de Athanasius Kircher (1644). Vean que, a diferencia de los modernos mapas, el norte está abajo y el sur arriba.

Volver a La Atlántida

Artículos relacionados