Talismán de cartas de tarot para alejar enemigos

Las cartas del Tarot no sólo son un sistema adivinatorio. A través de ellas podemos meditar, visualizar y efectuar una serie de trabajos mágicos como el que describimos seguidamente, basado en efectuar un talismán con una serie de láminas. Se trata de un talismán especialmente dedicado para aquellas personas que se sienten atacadas psíquicamente, o que perciben envidias del entorno, ya sea profesional o particular.
Para realizar el Talismán necesitaremos:
* Sal marina.
* Un vaso con agua.
* Las cartas: El Diablo, el Sol y la Luna.
* Un paño blanco.
* Pegamento.
Unos minutos antes de las doce de la noche trazaremos en el suelo un círculo con sal marina que nos servirá como de protector en la práctica que vamos a realizar.
El círculo deberá ser grande, de forma que pueda contener el vaso de agua y las tres cartas ya citadas.

Entraremos en relajación y pensaremos en la persona a quien va destinado el Talismán, si somos nosotros mismos, veremos una imagen nuestra. A continuación colocaremos en el interior del círculo el vaso lleno de agua, que nos servirá para acumular la negatividad y vibraciones envidiosas a las que está sometida la persona.

Junto al vaso y en este orden situaremos primero la carta del Tarot correspondiente al Diablo, que en este caso realizará las funciones de aliado. Con la indicación oportuna el Diablo se encargará de condensar la negatividad y alejarla de la persona afectada.

Sobre él situaremos la carta de la Luna que aumentará las emociones y regulará su buen funcionamiento y finalmente colocaremos la carta del Sol para que nos entregue energía y vitalidad. Para proceder al ritual, una vez tengamos el círculo de sal, el vaso y las cartas, invocaremos en voz alta:

«Ruego a las fuerzas arquetípicas que intercedan por… (nombre de la persona), para que alejen su mala suerte, envidia y negatividad, que será condensada en el interior de este círculo y de este vaso de agua».

Esta petición u otra parecida la realizaremos tantas veces como letras contenga el nombre del afectado. Una vez finalizada la invocación dejaremos el conjunto hasta el amanecer.
Cuando llegue el alba recogeremos la sal y la depositaremos en el interior del vaso con agua. Después pondremos una gota de pegamento sobre la carta del Diablo, encima pegaremos la carta de la Luna y tras añadir otra gota de pegamento situaremos la del Sol. Seguidamente entraremos en relajación pidiendo protección y ayuda a las entidades, al tiempo que colocaremos bajo el vaso las tres cartas y las dejaremos allí por espacio de un par de días.
Transcurridos los dos días recogeremos las cartas, las envolveremos en el paño blanco y lo pegaremos o coseremos para que selle el talismán. Seguidamente con el vaso de agua entre las manos invocaremos:

«Alejo de… (nombre de la persona)… toda la negatividad o envidia que se ha ido acumulando durante estos días».

Formulada la invocación tiraremos el agua y daremos por finalizado el proceso de confección del talismán.

Volver a Amuletos y talismanes contra el mal de ojo
Volver a Mal de ojo