Síntomas del Mal de Ojo

Hemos visto algunos síntomas para detectar que la persona en cuestión sufre algún efecto de un posible mal de ojo. Hemos mencionado lo que podemos considerar como un nivel mínimo de diagnóstico de la presencia del mal de ojo merodeando alrededor nuestro.
Si la posible víctima está enamorada y tiene pareja notará que, bien sea por parte de ella o de su pareja, este amor va menguando o incluso llegue a desaparecer.
Los síntomas de esta situación podrían ser: una falta de entendimiento entre los novios, disputas, gritos, etc. Pudiera darse el caso de notar como una influencia que condujera a la persona afectada a permitir regodearse con pensamientos de gran lujuria que la llevarían a una masturbación, acción no acostumbrada precisamente en ella.
No es nuestra intención el sofocarte, sino recomendarte que si notas varios síntomas de los que vamos apuntando, será entonces el momento oportuno para comenzar a actuar más seriamente.
Es muy curioso y digno de tener en cuenta que al notar varios síntomas se abre como una pequeña puerta, como un minúsculo resquicio por el cual se ve o puede verse en la mayoría de los casos en los aquejados del mal de ojo una cara.
Esta pequeña cara, vislumbre o sombra, es la persona que en la inmensa mayoría de los casos nos hace daño (mal de ojo involuntario). Generalmente suele ser un vecino o vecina cercano a nuestra primera o segunda residencia; algún amigo/a de nosotros mismos o de nuestros padres, hermanos, compañeros de estudios o del centro de trabajo; también puede darse el caso que sea un competidor de nuestro negocio.
Seguro que, aunque sea vagamente, veremos la cara sonriente del que nos está haciendo mal de ojo, aunque sea medio voluntaria o involuntariamente del todo. Y para colmo le estaremos viendo riéndose de nosotros.
Gracias debemos dar al Principio de la Vida, al Principio de Todas las Cosas que, a pesar de todo, estos seres inmaduros y poco evolucionados no saben dirigir sus dardos más finamente.

Volver a Mal de Ojo