Librarse del mal de ojo provocado por conjuros

Este mal de ojo es el más difícil de limpiar y todo depende del poder psíquico del que realiza la limpieza.
Es conveniente que nos la haga algún conocido que tenga algún poder aunque sea pequeño, es decir, alguien que, por ejemplo, a veces tenga sueños premonitorios.
Se debe coger una rama de romero y agua totalmente limpia.
Para garantizar que el agua esté limpia deberemos usar agua mineral y hervirla durante 10 minutos.
La persona que nos vaya a hacer la limpieza humedecerá la rama en el agua y con los ojos cerrados nos salpicará varias veces con ella.
Esto deberá repetirlo proporcionalmente al mal de ojo que tengamos y estando concentrado en hacer la limpieza.
Una vez acabada la limpieza la rama la tendremos que enterrar a los pies de un árbol fértil y con el agua sobrante lo regaremos.

Volver a Cómo curar el Mal de Ojo
Volver a Mal de ojo

Artículos relacionados