¿Cuál es el motivo del agresor del mal de ojo?

Antes de realizar un ritual contra el Mal de ojo debemos preguntarnos cuál es el probable objetivo de nuestro agresor o enemigo, y para ello nos formularemos las siguientes preguntas: ¿Cuándo suceden los ataques? ¿Van dirigidos a una sola persona, familia o grupo? ¿Con qué frecuencia suceden? ¿Causan dolencias inexplicables, enfermedades o accidentes fortuitos? ¿Son fruto de la casualidad? ¿En qué épocas del año suceden? Incluso deberemos hacernos preguntas más concretas referentes a si se producen de día o de noche y dónde se producen, es decir, en el hogar, en el trabajo o en el negocio.

Y una vez encontremos respuestas a estas preguntas, asegurándonos que no son fruto de la imaginación, investigaremos si los lugares o casas donde se producen estos ataques fueron escenarios de muertes prematuras, accidentales o largas enfermedades llenas de agonía, ya que podría darse el caso de la existencia de espíritus de los fallecidos que no acaban de encontrar su propia paz y deambulan por el lugar creando problemas.

Puede suceder con frecuencia que en realidad no es un mal de ojo lo que la persona afectada sufre, sino algún síntoma similar que está acaeciendo.

Muchas veces oímos decir «te están haciendo mal de ojo «, «te quieren mal», etc., y la persona a quien se lo dicen, se lo cree a pies juntiñas, crédulamente. Es muy triste ver las numerosas tomaduras de pelo existentes hoy en día.

Incluso algunas personas —a nivel subconsciente— y como para justificar su «poco esfuerzo en la vida», se dicen a sí mismas, cuando todo les sale mal: Me están haciendo mal de ojo.

Parecerá quizá ridículo para algunos esto que les estoy contando, pero inexplicablemente es así, lo que demuestra una falta de información por un lado y un abuso por otro.

Regresando a las acciones, tenemos que tener en cuenta que antes de iniciar cualquier protección, la persona debe poseer una completa «higiene mental» para que la ofuscación no turbe su espíritu. Una fuerza mental en estado de pureza aumentará las fuerzas espirituales en provecho propio, por este motivo pedimos al lector que desee desembarazarse de las malas vibraciones que lo atormentan se abstenga de muchas cosas.

Volver a Mal de ojo