Maderas de Oriente: regeneración

Vaporización
USO
La madera es el símbolo madre y quemada simboliza la sabiduría. Los valores mágicos y fertilizantes de la madera empleados en los sacrificios se transmiten a través de las cenizas y los carbones.

Los persas consideraban las vetas de la madera como portadoras del fuego y la vitalidad, y su aroma contenía, para este pueblo, todos los atributos de estos elementos. El perfume de las maderas de oriente nos aporta el recuerdo de aquellos árboles tan legendarios como exóticos, tales como el kittah, el koumeneth, y la sehorab, además de otros muchos y colosales árboles que desde siempre han crecido y desarrollado majestuosamente en la zona Mesopotámica.

APLICACIÓN
Estamos ante un perfume de regeneración; el mejor sistema de aplicación será a través de la vaporización, basada en depositar unas diez gotas de aroma sobre el defumador. Mientras se realiza la combustión, el operador manteniendo su estado de relajación, visualizará una nube azul. Deberá ver cómo de esa nube surjen unos rayos azules que impactan en él regenerando su cuerpo, haciéndole al mismo tiempo equilibrarse y ser más feliz. La operación puede acompañarse de frases como:

«Cuerpo y Mente, por el sagrado poder de las maderas de Oriente, que fueron quemadas ante los dioses ordeno que os regeneréis ahora».

Volver a Magia y perfumes