Los perfumes del amor

El amor, el bello amor; algo tan delicado, frágil, complicado y difícil de entender a la vez. Alguien definió el amor una vez «…la única manera de que una persona pierda la razón por otra»‘, para otros muchos el amor no es más que un proceso químico que nace en el cerebro. En cualquiera de los casos, a todo el mundo le interesa de una u otra manera el amor.

A la hora de recopilar los diferentes perfumes para el amor, lo hemos hecho interpretando el amor en toda la extensión de la palabra; de ahí que en los perfumes que se exponen, puedas encontrar los que van desde la potenciación de la pareja o la actividad sexual, hasta los que regulan desavenencias o ayudan en la conquista, pero, por encima de todo ello, creemos que estamos en la obligación de matizar algo muy importante:
No encontrarás perfumes para hacer extraños hechizos de amor, no porque no existan, simplemente porque consideramos que el amor debe nacer de una forma natural y no provocada, porque creemos que para crear una nueva pareja no se debe deshacer otra, porque vemos en los perfumes un complemento ideal para algo que ya existe y no un remedio perfecto para lograr lo imposible.

El perfume puede ayudar en una conquista ¡claro que sí! siempre y cuando en esa conquista ya exista la química previa que hace que dos personas se enamoren, decir lo contrario sería engañar al lector. Los perfumes que tienen una relación directa o indirecta con el amor no deben ser usados como una muleta que anule toda posible inseguridad, sino como un complemento de la persona y nunca, absolutamente nunca, al igual que sucede con los perfumes de otras modalidades, debe usarse un aroma para jugar, probar o experimentar.

La magia, el mentalismo, el verdadero poder de los perfumes está por encima de todo eso y en situaciones de falta de sinceridad o buena intención, lo único que la persona conseguirá es perder el tiempo o malgastarlo en algo que no funcionará.

Volver a Magia y perfumes