Flor de Azahar: autopurificación

Vaporización
USO
Mágicamente el perfume de la flor de azahar se utiliza en la autopurificación, inhalándolo y quemando así los pensamientos negativos. También aspirándolo eleva el espíritu y calma la agitación. También se usa en las relaciones sexuales para realzar el ambiente. El aceite de este perfume es considerado por algunos expertos como afrodisíaco, ya que facilita el camino para que las relaciones sexuales sean mutuamente satisfactorias. Si bien insistimos que el uso preponderante de este perfume es el de la sincera autopurificación.

APLICACIÓN
Nos hallamos ante un perfume conocido también como el de la sinceridad, dado que si hablamos de autopurificación, no podemos por menos el indicar que para purificar el espíritu hay que ser consecuente con él y de nada vale el engañarlo. Este aroma debe aplicarse mediante la vaporización. Para ello el operador entrará en relajación en un lugar tranquilo, cómodo y sosegado, en el que pueda pensar con total libertad. Antes de encender el defumador y depositar en él unas gotas de esta «esencia de la verdad», vaciará por completo su mente y se formulará la orden mental de «voy a ser sincero conmigo».
Esta frase que a primera vista parece muy fácil, implica un gran compromiso: la sinceridad; y es que no nos cansaremos de repetirlo, al hacer un acto de contricción, de sinceridad, para obtener un purificación, de nada sirve el engaño, la no sinceridad, puesto que sólo nos engañamos a nosotros mismos; el perfume, por muchas propiedades vibracionales que emita, no obra milagros, no perdona pecados, ni soluciona problemas, si en la persona no existe la intención de solucinarlos o reconocerlos.
El lector debe saber que con esta práctica, su situación cotidiana puede mejorar, aliviando así sus tensiones y teniendo una existencia más sosegada.
Cuando el lector haya tomado consciencia de la operación a realizar, podrá encender el defumador y respirar tranquilamente dejando que el vapor de este perfume entre en su cuerpo y en su mente. Con cada inspiración entrará un deseo de purificarse y con cada expiración deberá emitir un fallo, un equívoco, un error, para así vaciar su mente y su cuerpo de aquello que le atormenta.
Si el operador no tuviera demasiado claro, pese a la meditación realizada, aquello que desea que salga de su cuerpo y su mente, en lugar de «vaciar la negatividad» una vez por exalación, lo hará a medida que tenga claro aquello de lo que desea desembarazarse, emitiéndolo, como ya hemos apuntado, junto a una expiración.
Esta práctica es muy recomendable para personas con problemas de todo tipo, estrés y tensiones acumuladas; se puede realizar a cualquier hora del día, aunque es aconsejable aprovechar la noche.
Tras una vaporización el lector puede optar también por una ducha relajante, sin esencia alguna, que le tonificará antes de encontrarse con el sueño reparador.

Volver a Magia y perfumes