El primer ritual de la historia

Una de las pruebas más antiguas que existen de la utilización de plantas aromáticas para un ritual lo tenemos en el hombre de Neanderthal. En la cueva de Shanidar, en las montañas de Zagros (Irak), encontramos el enterramiento de un hombre que se ha denominado Shanidar IV, con una antigüedad de 60.000 años. Este personaje se encontraba enterrado en un agujero en el suelo de la cueva conjuntamente con flores blancas, amarillas y azules, según se desprende de las semillas y polen hallados.

También había ramas verdes de cola de caballo que formaban una especie de lecho sobre donde se depositó el cuerpo. Los arqueólogos descubrieron que la mayoría de las plantas que se encontraban en esta tumba tenían deliciosos aromas y propiedades curativas, y en la actualidad son todavía utilizadas por la gente que vive en esta zona de Irak, para hacer cataplasmas, preparar remedios herbarios o destilar aromas.

Este es sin duda la prueba más antigua que se conoce de la utilización de plantas y flores en un ritual. También se sabe que el hombre neolítico utilizaba lino para confeccionarse prendas de vestir, y también producía aceite de lino. Se ha descubierto que se ungía el cuerpo y el cabello con grasas y aceites rancios que poco a poco iban desprendiendo un determinado aroma.

Muchas pinturas rupestres muestran personajes que ofrecen cuencos humeantes en los que podrían estar quemándose determinadas hierbas con fines rituales. En las tablillas Sumerias y Acadias encontramos abundante material que se refiere a la utilización de perfumes. Concretamente se habla de que se ofrecía incienso con bayas de enebro a la diosa Inanna.

Estas mismas tablillas hablan de que los sumerios realizaban hechizos utilizando incienso, así como actos curativos. La magia sumeria explica que mezclando incienso con serrín de cedro y quemándolo se puede estudiar el futuro según la dirección de la columna de humo. Los Babilonios, según Herodoto, quemaron mil talentos de incienso en una sola fiesta religiosa.

Volver a Magia y perfumes