Activación de los centros energéticos

La unción, el «untado» o «mojado» de una parte del cuerpo con unas gotas de perfume, no se establece al azar. Hay unos puntos, unas zonas determinadas en el cuerpo, que emiten y reciben energía, son los llamados chakras, las zonas que mediante masaje, pinzamiento o simple y suave unción, regulan y potencian la energía corporal y se establecen como lugares energéticos receptores del exterior.
Dentro de la clasificación de los chakras encontramos los «mayores», siete en total, y los «menores», veintiuno.
Para el lector neófito en este apartado, incluimos los diferentes chakras mayores y su localización, ya que estos son los más utilizados, aunque en el desarrollo del libro, procuraremos omitir al máximo, aquellos tecnicismos que puedan complicar o dificultar la facilidad de usar un aroma o perfume:
• Chakra Coronario: se localiza en la parte superior de la cabeza, en lo que se ha denominado la «coronilla». Este chakra regula las energías cerebrales.
• Chakra Frontal: se localiza en la parte del entrecejo, conocida como el tercer ojo, o glándula pineal. Regula la mente y la emoción, facilita visualizaciones.
• Chakra de la Tiroide o Garganta: se define también como chakra faríngeo. Se localiza en la base del cuello, algo más abajo de la nuez, entre las dos tiroides. Activa pulmones, bronquios y canal alimenticio.
• Chakra del Corazón o Solar: está ubicado unos cinco dedos más abajo del anterior, en el centro de los dos pulmones. Este chakra regula el sistema circulatorio y el corazón.
• Chakra Umbilical: se localiza a la altura del ombligo. Este chakra regula todo lo referente a estómago, hígado y sistema nervioso.
• Chakra Púbico : localizado entre el ombligo y el sexo, es un activador del sistema reproductor.
• Chakra Base, Sacramental o Corticoadrenal: se localiza en la base del sexo, entre éste y el ano y rige los ríñones y la espina dorsal.
Los chakras menores, de difícil localización, son otros puntos de energía, que sólo las personas más versadas en la materia de los campos energéticos, conocen y saben activar convenientemente, a modo de referencia diremos que los encontramos repartidos en las mejillas, a la altura del pecho, junto a la boca del estómago, en las gónadas, las clavículas, detrás de los ojos, a la altura del abdomen, cerca de los genitales, en las palmas de las manos y en la base de los pies.
Pero al margen de esos chakras, existen otras zonas que también se muestran receptivas al masaje y a la activación mediante impulsos con determinados líquidos y que se abordan y definen en las fichas de aplicación de los perfumes, independientemente sean chakras o no.
La activación de las citadas zonas mediante unción, requiere tener en cuenta que el operador, salvo que se indique lo contrario en la ficha correspondiente a cada uno de los aromas, deberá uncirlas siempre con la misma mano y con dos dedos de esa misma mano.
Este proceder no es ni mucho menos un capricho, sino una forma de ajustar y centralizar la energías de la persona, que al utilizar casi siempre la misma mano y dedo, potenciará mucho más la emisión energética.
A modo de orientación cabe decir que los dedos corazón o índice son los mejores emisores energéticos, y que la mano izquierda está mejor conectada con lo insondable y desconocido que la derecha, pero insistimos, debe ser la persona como individualidad, la que escoja qué mano y qué dedos serán los que habitualmente harán la unción.
La unción siempre deberá realizarse con las manos bien limpias, que deberán lavarse con abundante jabón y frotarse después de su limpieza. Antes de pasar a la aplicación del perfume cojeremos una pequeña toalla bien fina y le pondremos un chorrito de alcohol. Cuando la unción haya terminado, salvo que el perfume deba quedarse impregnado en las manos, deberán lavarse de nuevo.
Finalmente apuntar que siempre que se realice una unción, el operador deberá visualizar la salida de su energía corporal a través de los dedos que están tocando el cuerpo, ello facilitará mucho los resultados. Jamás debe realizarce una unción sobre una herida.

Volver a Magia y perfumes