Claves para protegerse de la magia satánica

El sentido original del Círculo Mágico es el de protoger al oficiante que desea realizar una invocación demoníaca, y que se expone voluntariamente a las fuerzas de la oscuridad.

El Círculo Mágico o Escudo de Salomón puede utilizarse sin embargo para mantenerse a salvo de la influencia demoníaca, así como para realizar procedimientos de exorcismo en los casos de posesión, o simplemente para neutralizar los embrujos y sortilegios que un mago satánico pueda haber dirigido contra nosotros.

Puede emplearse también para limpiar de hechizos una casa o una habitación, así como para expulsar del lugar a espíritus malignos y persistentes. No debe abusarse de su empleo, puesto que el círculo está cargado con una energía muy difícil de manejar, y ligado a aquello mismo que se desea alejar.

Una poderosa fórmula de exorcismo, también utilizada para mantener alejados a los demonios y protegerse de embrujos e influencias, es la siguiente:

Omnipotens Domine Verbum
conjuratio contra daemones
Heloym Soter Emmanuel Saboath Agia Tetragrammaton
ad varia maleficia expellenda
In nomine Patris et Filii et Spiritus Sancti
Amen

La fórmula debe repetirse cuantas veces sea necesario, si es posible sosteniendo un crucifijo delante del corazón y sin salir del Círculo Mágico o Escudo de Salomón hasta que se haya culminado la limpieza.

Cantidad de pequeñas prácticas de devoción como el signo de la cruz, el agua bendita, los rosarios, escapularios, medallas de San Benito y otros talismanes usados por los cristianos, no son otra cosa que exorcismos corrientes para rechazar a los demonios.

Volver a Magia satánica

Artículos relacionados