Ritual de los besos

Si los seres queridos de la persona embrujada desean sacarla de esa difícil situación, pueden recurrir también a una fórmula que se basa en el ligero pero intenso contacto de un beso, y el poder mágico de ciertas palabras.
Para poder realizar la ceremonia, los individuos más cercanos al corazón del sujeto hechizado tendrán que ayunar durante las 24 horas que preceden al ritual y mantenerse en una actitud contemplativa. Durante el transcurso de estas prácticas, cada uno trabajará con una idea fuerza que puede ser, por ejemplo, la siguiente:

Con mi poder mental ayudaré a romper las cadenas de (nombre de la víctima).

En las horas previas al ritual propiamente dicho, cada uno de los que van a participar del mismo rezarán por la eficacia de los procedimientos. A medida que se acerque la hora clave (aunque no es determinante, se tratará de elegir un horario nocturno), cada uno de los oficiantes comenzará a trabajar la idea del sortilegio en grupo.
Los preparativos culminarán cuando todos los seres queridos del hechizado se encuentren sentados alrededor de una mesa, tomados de las manos y mirando una vela ubicada en el centro exacto. En este punto, de izquierda a derecha, cada uno pronunciará las siguientes palabras:

El amor verdadero es más fuerte que el falso. Los que amamos a (el nombre de la víctima) lo sacamos de su cárcel. Por eso invocamos al Dios del bien y declaramos nulo el perverso encantamiento.

Una vez concluida la ronda, cada uno de los presentes le dará un beso a la persona que tiene a su izquierda, mientras le dice: «por el corazón de (el nombre del hechizado)». Para finalizar, todos los oficiantes se dirigirán al sitio en que se encuentra la persona encadenada y le darán cada uno un beso en ambas mejillas diciéndole:

Ya estás de vuelta entre nosotros, que con el amor real se rompan los amores mal conseguidos.

La curación será inmediata y la persona hechizada guardará para toda la vida un pésimo recuerdo de aquel amor ficticio por quien, minutos antes, estaba dispuesta a dar la vida.

Volver a Liberarse de un embrujo de Amor

Artículos relacionados