Contra ataque al seductor

Aunque en ocasiones resulta problemático encarar un ataque mágico contra el autor del hechizo de amor -ya sea por ignorar de quién se trata o por no tener acceso a sus objetos-, las técnicas indicadas para el caso suelen ser bastante efectivas.
En el caso de optar por este camino, antes deberá realizarse un trabajo detectivesco para conseguir un objeto de la persona que atrajo, con engaños mágicos el corazón de la víctima. Para ese fin, bastará con vigilar los movimientos del hechizado, ya que los hechiceros suelen rondar la casa de su involuntario amante.
Una vez que posea un objeto del seductor, el ser querido del encantado tendrá que buscar la orilla tranquila de un río o lago, y dirigirse a ella al caer la tarde, en el preciso momento en que las sombras de la noche comienzan a oscurecer las aguas. Cuando se haya cumplido con todos estos requisitos -entre ellos, el de esquivar toda presencia humana en las cercanías- se procederá de la siguiente manera: parado y mirando al cielo, con el objeto del ruin seductor levantado por sobre la cabeza, el oficiante pronunciará estas palabras:

Con esta invocación, Creador del universo, te solicito que liberes el alma de (nombre de la víctima) de las manos y del corazón de un perverso. Tú, creador del fuego y del agua, permite que un elemento borre para siempre lo que se acuñó con el otro.
Sea entonces, que el agua rompa el hechizo.

Acto seguido, arrojará al río o lago el objeto en cuestión. Una vez realizada esta ceremonia, se irá en busca de la persona ya liberada, a quien le pondrá sobre la cabeza agua bendita, repitiendo tres veces:

Lo que se va no vuelve,
lo que recuperamos nunca más lo perderemos.

Volver a Liberarse de un embrujo de Amor

Artículos relacionados

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *