Con una cadena rompemos la otra

Si tenemos en cuenta que las antiguas hechicerías de amor utilizaban la metáfora del encadenamiento -no se trata de otra cosa, ya que el corazón de una persona es “encadenado” a otro al que, naturalmente, no se siente inclinado-apoyándonos en teorías cabalísticas podremos utilizar los mismos elementos para destruir el encantamiento.
A fin de lograrlo, una persona querida de la víctima -aunque puede ser cualquier miembro de su familia, lo indicado es que sea su pareja o un amor platónico del hechizado, todavía no consumado- tendrá que conseguir una cadena de oro con la que realizar los siguiente actos.
En primer término, la cadenita será llevada a un templo -el culto es a elección del autor del desencantamiento- o a un sitio que esta persona pueda considerar sagrado por alguna razón muy íntima. En ese lugar, el sujeto pronunciará estas palabras, mientras va acariciando con sus dedos cada uno de los eslabones de la cadena:

Un amor encadenado, una pasión innoble, se esconde en las piezas de esta cadena.
En una punta está el corazón de (nombre de la víctima) y en la otra la mente perversa del maligno.
Yo rompo este encantamiento y que esta cadena no vuelva a rehacerse por ningún prodigio.

Y en ese momento, tomando fuertemente cada uno de los extremos de la cadena, la partirá en dos mitades. Es imprescindible que los eslabones se separen con el primer tirón, ya que eso garantiza la efectividad del contra hechizo. En caso contrario deberá apelarse a otra técnica que puede ser cualquiera de las presentadas en este apartado de hechizos.us.
Si tras el primer tirón la cadena se corta, cada una de las partes en las que quedó dividida deberán ser enterradas en dos lugares diferentes, bien alejados entre sí, ya que cuanto más lejos se encuentren, más difícil resultará rehacer el hechizo original.

Volver a Liberarse de un embrujo de Amor

Artículos relacionados

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *