Sortilegio del salero para loterías 1

El siguiente paso será coger el salero con ambas manos y nos concentrarnos pidiendo ayuda a las entidades desconocidas para que su poder recaiga sobre el mágico elemento. Diremos en voz alta:

Espíritus y duendes de la suerte y la fortuna, os llamo y convoco para que asistáis en mi ayuda.
Espíritus y duendes de la suerte y la fortuna haced que vuestra fuerza caiga sobre esta sal que ahora derramaré en busca de una respuesta a mis preguntas.

Acto seguido, y con la mano izquierda, cogeremos varios puñados de sal y la iremos derramando lentamente sobre la tela. A cada puñado de sal que caiga observaremos si nos da alguna señal que resulte interesante, es decir, si vemos la formación de algún número a partir de alguna acumulación de sal, en cuyo caso lo anotaremos en un papel.

Cuando hayamos terminado de tirar la sal, miraremos detenidamente todo el conjunto a la espera de hallar alguna otra señal numérica.

En caso de no haber percibido números con este ejercicio, ya que no siempre aparecen con claridad, no debemos desesperar. Podemos hacer una segunda prueba que consistirá en mirar el conjunto de cabellos, sal y canela, dejando que los ojos paseen por él a la espera de captar alguna señal o forma que nos sugiera una cifra.

Transcurrido el paso anterior, o si no lo hemos formulado porque ya teníamos los números de la apuesta, procederemos a realizar el sortilegio con el décimo de lotería. Para ello servirá la misma disposición de los elementos y únicamente debemos añadir encima de ellos el papel de la apuesta y concentrarnos en la petición.

Permaneceremos unos minutos concentrados efectuando mentalmente la petición para que el resultado del sorteo nos sea favorable. Después iremos cogiendo puñados de sal con la mano izquierda y los tiraremos sobre el boleto hasta que nos quede totalmente cubierto por el blanco ingrediente.

Doblaremos cuidadosamente la tela para que todos sus contenidos queden perfectamente guardados en el interior. Anudaremos las cuatro puntas al estilo hatillo y guardaremos todo el conjunto en un lugar secreto para que nadie pueda tocarlo. No lo sacaremos de allí hasta el día después del sorteo.

Volver a Magia con Sal