Prácticas mágicas

A través de las páginas de www.hechizos.us hemos tenido la oportunidad de comprobar de cerca la importancia que ha llegado a tener la sal, no sólo desde un prisma histórico sino también desde el religioso o puramente mágico. Hemos conocido también las bases sobre las que se asienta la magia y es que, antes de empezar a ritualizar, vale la pena reiterar que no podemos pretender que una pizca de sal se convierta en mágica de la noche a la mañana si antes no ha sido trabajada con la visualización o el magnetismo personal, si, en definitiva, no posee el adecuado hálito mágico.

Ahora que el visitante de este sitio conoce buena parte de los requisitos básicos para poder operar en lo que llamamos las vibraciones esotéricas, ha llegado el momento de sacarle el máximo de partido a la sal. Para ello nos centraremos en una selección de ejercicios que tienen como denominador común la sal, aunque sin olvidar la práctica de aspectos como los reseñados en el capítulo dos. Debemos de tener siempre presente que la práctica y la concentración, además de la persistencia, serán quienes nos ayuden a tener con el paso del tiempo una mayor fuerza psíquica y mental beneficiándonos cada vez que deseemos formular un ritual, hechizo o encantamiento.

De las muchas opciones que nos ofrecen los trabajos esotéricos con sal, hemos efectuado una selección ajustándonos al máximo al espacio que tenemos para ello, intentando destacar aquellos aspectos que eran los más ricos en matices de manera que pudieran ser empleadas todas sus formas de aplicación.

Así, a través de los capítulos destinados a las cuestiones afectivas, laborales, económicas y sociales, el lector tendrá la oportunidad de llevar a cabo desde rituales hasta encantamientos, pasando por sortilegios, hechizos o, en determinados casos, complejos ceremoniales.

En este repaso por el uso insólito y esotérico de la sal en artes mágicas, nos hemos acercado también a lo realizado por otras culturas, recuperando ejercicios que van desde la fría península escandinava, hasta la lejana China, pasando por culturas como la gitana, celta o amerindia, hasta llegar a Egipto.

Consideramos que la mejor manera de conocer un producto o en este caso sus virtudes, pasa por darnos un baño cultural y por saber de qué forma y para qué cometidos ha sido empleado lejos de nuestro origen.

Como es lógico, muchas veces, ya sea por el paso del tiempo o por la peculiar idiosincrasia de la cultura que nos ofrece su receta o ceremonial, resulta harto complejo encontrar los materiales que se usaron originariamente. Muchos son imposibles de localizar y, en otros casos, hacerlo podría resultar un grave perjuicio, incluso legal, para el operador mágico de nuestros tiempos. Ante hechos como esos, hemos recurrido a seleccionar aquellas prácticas cuya realización es factible en nuestros días.

Volver a Magia con Sal

Artículos relacionados