Para protegernos de las multas de aparcamiento

Evidentemente, si no queremos ser obsequiados con el irritante papelito de una multa, hemos de extremar tanto la atención como los reflejos y ser respetuosos con las normas de circulación vigentes.

Debemos ser conscientes de que cuando nos subimos a un coche y conducimos sin la precaución y atención debidas, podemos poner en peligro tanto nuestra vida como la de los peatones u otros conductores.

Dicho esto, la magia de emergencia que le proponemos hace referencia específica a las multas derivadas de inflaciones de aparcamiento.

Si por despiste, prisa o básica necesidad nos vemos obligados a aparcar ocasionalmente en una zona señalada como prohibida, facilitaremos el pasar «invisibles» a los ojos de los agentes responsables de regular dicha anomalía si en la guantera del coche, junto a la documentación, introducimos un sobre de papel de color violeta en el que habremos introducido siete granos de sal gorda junto a igual número de hojas de romero.

Volver a Magia con Sal