Para evitar el robo del coche

Ocurre en más ocasiones de las que sería de desear el hecho de que «los amigos de lo ajeno» toman prestados coches privados que no les pertenecen. Independientemente del grave uso delictivo que pueden hacer con ellos, un robo siempre es un problema y una gran pérdida para el propietario, porque, en el caso hipotético de que se encuentre el vehículo, el estado del mismo suele ser de pena o de desguace. Para evitar que nuestro coche sea robado, deberemos realizar un sencillo ritual de protección.
INGREDIENTES
Una taza de vinagre de vino.
Dos litros de agua embotellada.
Una cucharada de sal fina.
Una cucharada de ceniza de puro.
Una bolsa de seda algodón de color rojo.
Pimienta en grano.
PREPARACIÓN
Lo primero que debemos hacer es trabajar con una fotografía de nuestro coche sobre la mesa. Bajo esta fotografía situaremos un papel en el que anotaremos la matrícula del coche y junto a ella el posible nombre que le damos habitualmente al coche.
Entraremos en relajación y nos concentraremos en la idea de limpiar y proteger el vehículo de todo mal posible. Introduciremos en un cubo los dos libros de agua, el vinagre, la sal fina y las cenizas de puro. Removeremos bien y sin perder la concentración nos dirigiremos al lugar donde se encuentra el coche y procederemos a limpiarlo a fondo, tanto interior como exteriormente. A medida que vamos limpiando debemos pronunciar la palabra «protección».
Tras el lavado, secaremos todas las superficies del vehículo con un paño. Al efectuar el secado repetiremos la palabra «protección».
Una vez el coche esté seco, prepararemos en su interior y sin perder la concentración una bolsita amuleto. Introduciremos en la bolsa sal fina mezclada con pimienta negra en grano. Cerraremos el saquito con siete nudos. Cada vez que hagamos un nudo diremos en voz alta, con serenidad y convicción : «ahora ato y protejo». Después colgaremos la bolsa en un lugar que sea bien visible desde el exterior del coche.
Debemos renovar el lavado mágico y protector al menos cada quince días y cambiar la bolsita amuleto a cada nueva luna creciente.

Volver a Magia con Sal