Eliminador de impurezas para el hogar

Si percibimos que en la casa existen impurezas de carácter psíquico, lo mejor que podemos recurrir es a un buen fregado de la casa con una solución de agua y sal.

Antes de realizar el fregado mágico, abriremos bien todas las ventanas de la casa para que se airee. Quince minutos después barreremos toda la casa.

Finalmente procederemos a fregar con agua y sal. La proporción adecuada será de 1 kilo de sal por cada diez litros de agua.

El fregado debe comenzar desde la habitación más alejada de la puerta de entrada a la vivienda y en dirección a ella. Por otro lado cada habitación siempre deberá fregarse en dirección a la puerta de entrada de la estancia.

Volver a Magia con Sal