El aprendizaje mágico

Nada en magia, ni siquiera un pensamiento, debe de improvisarse ni mucho menos dejarse llevar por la emoción del momento. Los expertos en artes esotéricas aseguran que el mago debe ser osado pero prudente a la vez. Como iremos viendo a lo largo de este capítulo, pese a la naturalidad de uso que tiene el elemento que protagoniza este libro, la sal, deberemos seguir unos cuidados pasos si lo que realmente pretendemos son resultados interesantes.

Fue el físico Fritjof Capra quien afirmó que no hay nada en la ciencia que sea cierto en todo momento. Efectivamente, todo posee una variación, una alteración que facilita la evolución. En magia sucede lo mismo. Si el oficiante o mago no se esfuerza por prosperar, siempre quedará anclado en el fracaso y en los muros que erijan sus tabúes. Si el mago no pone algo de su parte por trascender lo que otros han establecido, es decir, si no «osa», difícilmente podrá comprender en toda su magnitud qué es la auténtica magia.

Es evidente que el objetivo de este sitio web no es dirigirnos exclusivamente a los más avezados ni a los que ya están operando en magia. Si bien a éstos últimos les puede resultar de gran utilidad en ciertos parámetros, lo que buscamos realmente es poder ofrecer un poco de conocimiento mágico para las personas que desean introducirse por sí mismas poco a poco en cuestiones operativas de la magia.

Todas las cuestiones prácticas, ya sean ritos o encantamientos o incluso invocaciones, evidentemente ya han sido realizadas en otras ocasiones por numerosas personas. Ello no indica una garantía en el resultado final, pero sí nos da una pauta para saber cómo debemos trabajar estos campos de energía. Por otra parte, en la selección de prácticas hemos descartado aquellas que, por su dificultad a la hora de buscar elementos o efectuar trabajos psíquicos, supusieran un impedimento del desarrollo normal de los mismos.

Absolutamente todas las personas disponemos de un parámetro vibracional realmente importante. Sin embargo, muchas veces sucede que lo tenemos dormido. Son aspectos como una adecuada respiración, la correcta relajación y la ajustada concentración, los que nos permitirán obtener los mejores resultados. Por ello, antes de prender una vela, de trazar un círculo de sal o de elaborar un preparado, debemos tener en cuenta los siguientes parámetros: el lugar de trabajo, las técnicas de respiración y relajación, la preparación de un ritual, la visualización y la canalización de energías.

Volver a Magia con Sal

Artículos relacionados