Alfombra salada china contra los malos clientes

Puede parecer poco elegante hablar de buenos y malos clientes, pero en honor a la verdad sabemos que ambos existen. En establecimientos públicos, existe por lo general la persona que siempre genera negatividad y problemas, que continuamente se queja de todo y no trata correctamente a los dependientes. Es un tipo de cliente que, además, suele plantear problemas a la hora del pago. De igual forma, y sin caer por ello en la sumisión, vemos a clientes que son amables y no tratan con soberbia a los demás, amén de pagar sin protestar.

Es evidente que las artes mágicas no pueden cambiar en cuestión de segundos la naturaleza de una persona, pero sí influir en su campo energético y magnético provocando ciertas alteraciones de su esencia.

Como veremos seguidamente a través del ritual, quien pase por encima de la alfombra de sal, descargará sus tensiones y quizá así logremos que rebaje su enfado, alivie sus bloqueos e incluso que cuando entre en nuestro negocio o empresa, pero también en cualquier otro lugar donde ubiquemos la alfombra, lo haga con armonía y positividad.

La alfombra es una antesala de la casa, y al pisarla nos purificamos para entrar en el recinto. Los antiguos sacerdotes chinos colocaban sus alfombras, ya de por sí protegidas a través de su diseño, sobre círculos, triángulos o rombos de sal purificadera para que absorbieran la negatividad del recién llegado. Pero la creencia de la alfombra protectora no es exclusiva de oriente. En algunas regiones de Marruecos, cuando un visitante de la casa o negocio pasa por encima de la alfombra, el anfitrión (a ser posible la anciana de la casa) debe quemar ligeramente una orla de la estera para alejar el posible mal de ojo del recién llegado.

Al preparar la alfombra salada china, estamos haciendo confluir dos parámetros mágicos muy importantes, el diseño y lo etérico. En oriente se cree que la alfombra o estera, más allá de un puro objeto ornamental, está diseñada basándose en las ideas y sentimientos. Con la alfombra se pretende transmitir una sensación, una impronta. Por ello, la mayoría de figuras geométricas de la alfombra como el rombo, los corchetes o los triángulos manifiestan la protección. Si además de ello incluimos sal, el alejamiento de lo impuro será absoluto.

Como habrá comprobado el lector, el sistema de protección al que nos estamos refiriendo no es exclusivo de los negocios, ya que nos servirá también para proteger la habitación de un enfermo colocando una alfombra al pie de su cama, o en la entrada del recinto. Igualmente nos será de mucha ayuda para expulsar el mal de la casa situando la alfombra encantada en el umbral de la puerta.

Sigue leyendo >>>