Plante su propia ruda de poder

Si bien se suele afirmar que la ruda más poderosa es aquella que se toma de un jardín ajeno, la que nosotros mismos plantamos también posee poderes fantásticos. Ya sea a partir de una semilla o de un gajo, lo importante es que usted y no otra persona sea quien la siembre, ya que sus manos serán las transmisoras de su energía y de su magnetismo personal, ingredientes básicos para que su planta crezca e irradie buenos fluidos.

Antes de comenzar su labor procure tener en cuenta lo siguiente:
• Jamás plante ruda en un estado depresivo o en momentos en que no se siente bien (tampoco si es mujer y está menstruando). Si lo hace con ira o por curiosidad, para verificar luego qué sucede, los resultados probablemente no van a ser los esperados.

• Dedíquele los cuidados necesarios pero no exagere. No esté constantemente pendiente de ella. Colóquela, de ser posible, en un jardín donde reciba mucho sol. Algunos ocultistas recomiendan ubicarla siempre del costado izquierdo del jardín o de la maceta si es ruda macho. Si es hembra, en el derecho.

• En el caso de poseer felinos, trate de situarla en una zona donde ellos no se aproximen, pues la ruda espanta a ciertos animales, como los gatos y los sapos.

• No se preocupe al notar que su plantita comienza a marchitarse. Es más, no haga ningún intento por salvarla. Esta es una clara señal de que ella ha comenzado a obrar para su dad que se encuentra en el ambiente. Cuando esto ocurra, compre otra y repita la operación anterior.

Volver a Magia con ruda

Artículos relacionados