Los lunares en el rostro de la mujer

De la misma manera que podemos descifrar los signos inscritos en el cielo o revelados por ciertos fenómenos naturales, podemos también leer como un libro abierto nuestro rostro, nuestro cuerpo, nuestras palmas de las manos, nuestras plantas de los pies, así como nuestras actitudes, gestos y forma de caminar. Todo lo que somos se trasluce en el menor de nuestros rasgos y comportamiento. Si supiésemos utilizar estas técnicas ancestrales conscientemente, a buen seguro que no nos dejaríamos engañar tan fácilmente por nosotros mismos y por los demás. Así, por ejemplo, sabríamos distinguir de un vistazo la impostura y la incoherencia que prevalecen en muchas campañas publicitarias, donde un producto de consumo se asocia a una persona de una belleza plástica innegable, pero cuyos rasgos denotan una indiferencia, desinterés, e incluso desprecio por el producto que ella misma presenta. Entre todas las técnicas empíricas que se refieren a observaciones minuciosas y seculares, la metoposcopia (o adivinación mediante los lunares) es una de las más antiguas y metódicas que existen. Se utilizaba en Mesopotamia, Egipto y China, luego, como muchas de las artes adivinatorias y prácticas esotéricas, recuperó su interés en el Renacimiento. He aquí algunas de las lecciones que pueden sacarse de este arte adivinatorio, sin duda una de las fuentes de inspiración de la morfopsicología moderna.

Los lunares en el rostro

Cada una de las zonas del rostro tienen un significado particular, tanto en lo que se refiere a la caracterología y al comportamiento como al destino de la persona.
En el rostro de la mujer, hemos seleccionado 30 de ellos que nos han parecido dignos de interés. Evidentemente, según la dimensión del lunar, la adivinación atribuida a su presencia en una u otra zona será más o menos evidente.
Así, consultando el mapa de tu rostro, deberás matizar las informaciones que revela, es decir, dar tu propia interpretación.
Además, el número de lunares que cubren tu rostro aportarán informaciones complementarias o contradictorias. Anota pues estas informaciones y haz una hábil síntesis.

Volver a Los lunares y el carácter

Artículos relacionados