Interpretación de los lunares en el cuerpo del hombre

Lunares en la parte frontal del cuerpo

• Cerca del hombro izquierdo: falta de organización, continuidad y perseverancia en las empresas.
• Cerca del hombro derecho: sensibilidad muy femenina, para él las mujeres son valiosas aliadas en todos los campos.
• En el pecho izquierdo: hombre de gran corazón, entregado, de sentimientos nobles y generoso.
• En el pecho derecho: fuerte sensualidad, refinamiento, gusto por los juegos eróticos, los placeres, el bienestar, el buen vivir.
• Bajo el brazo izquierdo: traiciones, posible víctima de rumores si se muestra demasiado confiado, sobre todo en el marco social o familiar.
• Bajo el brazo derecho: tendencia a esconderse, falta de franqueza y confianza en sí mismo.
• A la altura del plexo: carácter autoritario, dominante, hombre respetado y temido que, por la misma razón, tiene pocos amigos y relaciones.
• Cerca del ombligo: gran deseo de seducir, de gustar a las mujeres, de amar y admirar y, del mismo modo, de ser amado y admirado.
• En el antebrazo izquierdo: hombre de carácter sutil, lleno de matices y de encanto, de sensualidad refinada, pero que a veces da demasiados rodeos para conseguir sus objetivos.
• En el antebrazo derecho: hombre impaciente, impulsivo, decidido a obtener lo que quiere, pero un poco primario o brusco en algunas ocasiones.
• En la mano izquierda: habilidad para relacionarse que favorecerá todas sus empresas.
• En la mano derecha: temperamento posesivo, carácter interesado, ambicioso, de gran avidez, dispuesto a satisfacer sus deseos.
• Encima o en la parte superior del muslo izquierdo: naturaleza sociable, le gustan las relaciones múltiples y variadas y esconde un espíritu profundo y elevadas aspiraciones.
• Encima o en la parte superior del muslo derecho: carácter sentimental, fiel, muestra gran voluntad de crear una unión estable.
• En el muslo izquierdo: carácter simpático, muy atractivo, encantador, un tanto superficial, pero siempre muy sincero y fiel en sus relaciones.
• En el muslo derecho: hombre con dificultad para expresar sus sentimientos y para hacerse querer.
• En la rodilla izquierda: humildad, pero con tendencia a subestimarse, y orgullo disimulado bajo cierta obsequiosidad o falsa modestia.
• En la rodilla derecha: mucha abnegación, carácter entregado a sus allegados, servicial, comprensivo, benévolo e indulgente.
• En el pie izquierdo: duda, carácter influenciable, tendencia a quedarse rezagado, falta de autonomía.
• En el pie derecho: carácter que da más importancia a las relaciones sociales y amistosas que a su vida sentimental.

Lunares en la parte dorsal del cuerpo

• En la nuca: carácter firme y decidido, auténtica fuerza de carácter capaz de volver a un hombre hermético frente a las influencias exteriores.
• En el hombro izquierdo: tendencia a meterse en los asuntos de los demás o asumir responsabilidades que no son de su incumbencia.
• En el hombro derecho: voluntad de sobresalir y de destacar en su entorno social, temperamento vivo y activo.
• En el omóplato izquierdo: naturaleza de tendencia a dramatizar, falta de objetividad, incapaz de juzgarse a sí mismo o tomar cierta distancia.
• En el omóplato derecho: hombre capaz de demostrar gran capacidad para discernir y que sólo se fía de su propio juicio.
• Entre los omóplatos: carácter lleno de buena voluntad, que no retrocede ante el esfuerzo, pero que peca de ingenuidad, entusiasmo o exceso de confianza.
• En medio de la espalda: gran sociabilidad, brillantez, necesidad de admiración y reconocimiento.
• En el coxis: hombre provisto de gran confianza en sí mismo, consciente de sus cualidades y posibilidades y que sabe perfectamente cómo aprovecharlas.
• En la nalga izquierda: temperamento apasionado e impaciente, deseos o impulsos a veces descontrolados.
• En la nalga derecha: temperamento muy sensual, dulce o pasivo, que necesita que le motiven para actuar.
• Cerca del codo izquierdo: flexibilidad, gran capacidad de adaptación, carácter oportunista.
• Cerca del codo derecho: falta de madurez, de flexibilidad, de espíritu de adaptación y rechazo del cambio.
• Bajo el antebrazo izquierdo: tendencia a sobrestimar sus posibilidades, falta de prudencia y de clarividencia.
• Bajo el antebrazo derecho: hombre que ama la lucha, la competición, la emulación, los riesgos, los desafíos.
• En la mano izquierda: naturaleza dispendiosa, le gusta lo fácil, sabe aprovechar las ocasiones, pero le falta previsión.
• En la mano derecha: sentido innato para el comercio, los beneficios y la economía, buenas predisposiciones para satisfacer sus deseos y ambiciones.
• Detrás del muslo izquierdo: templanza, moderación, mucha reflexión antes de actuar, carácter generoso, justo y recto.
• Detrás del muslo derecho: carácter complicado y desordenado, que actúa según sus impulsos, muchas veces confrontado a situaciones complejas.
• En la pantorrilla izquierda: hombre que no actúa sin pedir la opinión a los que le rodean, atento a las necesidades de los demás.
• En la pantorrilla derecha: hombre provisto de múltiples talentos, que se entrega a numerosas actividades, pero que debe tomar decisiones importantes con regularidad.
• En el talón izquierdo: carácter dubitativo e indeciso, deseo inconstante de independencia y tendencia a malgastar sus energías.
• En el talón derecho: carácter recto, franco, directo, optimista, hombre que mira hacia delante, decididamente orientado al futuro.

Volver a Los lunares y el carácter