Retrato del hombre Leo

signo leo

Arnold Schwarzenegger, nativo de Leo

Hay algo en el porte de un Leo que no pasa desapercibido. Quizá sea su forma de desenvolverse en público, su gran humanidad, su caballerosidad, su elegancia, su aire orgulloso o… su pelo abundante y a menudo engominado. Este hombre gasta bastante dinero en ropa y afeites, y suele rodearse de lo mejorcito. Desde luego, Leo no bebe cualquier vino ni conduce cualquier coche.
El hombre Leo es cortés -especialmente con las mujeres- y representa a las mil maravillas el papel de galán de cine, orgulloso y seguro de si mismo, aunque en el fondo es vulnerable y más chabacano de lo que aparenta.
El León también es muy apasionado. Todo cuanto hace está rodeado de un halo de emoción y riesgo característicos, y es que Leo pone el alma en cada experiencia.

El hombre Leo disfruta llevando la iniciativa y puede ser muy generoso, pero hay que dispensarle atención continuada. Normalmente cuando sale a cenar con alguien, es él quien elige el restaurante, quien sugiere un plato determinado y por supuesto quien invita, claro que, a cambio espera respeto, admiración y todo tipo de alabanzas. Al nativo de este signo le gusta arriesgarse y desafiar a la suerte. El juego y la especulación son dos de sus pasatiempos favoritos. Son muchos los Leo que se juegan el dinero en el casino o el bingo.

El hombre Leo exige que se le acepte tal y como es. Pero muchas veces suele rodearse de gente de menor condición que la suya para sentirse superior. Eso sí, cuando se trata de mujeres, Leo elige a las más atractivas, para alimentar su vanidad. Además el León es un gran coleccionista de romances.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco