Qué esperar de Leo

signo leo

David Duchovny, nativo de Leo

Leo es una persona generosa que tiene con los demás detalles y atenciones muy agradables. Pero, claro, para que eso ocurra hay que hacer lo que a él o a ella le guste. Se puede decir que el amor de Leo es bastante condicional: sólo se entrega cuando las cosas marchan a su gusto. Pero cuando al León no se le hace caso o no se le agrada lo suficiente, salen a la luz sus bajas pasiones, y es entonces cuando surgen los conflictos y Leo se convierte en un enemigo tan feroz como el animal que lo representa.
Como pareja, los Leo son amantes fogosos, apasionados, tan exagerados en su forma de entregarse que son capaces de invadir el espacio personal de la otra persona sin miramiento alguno. Leo siente fervor por el amor y es un amante fiel -hasta que se cansa-, pero es terriblemente mandón, y exige constantemente que su media naranja le demuestre amor y fidelidad.
Cuando Leo tiene un amigo, se convierte en su protector. Pero para ello hay que pertenecer al grupo de sus favoritos. Leo disfruta mucho agasajando a sus amistades y compartiendo buenos momentos con ellos. Además en un reducido grupo, Leo es jovial, alegre y festivo.
En el hogar Leo se dedica a acechar a las personas con las que convive desde una posición de dominio y privilegio. Pero es enormemente responsable y siempre quiere lo mejor para los suyos, por eso en su hogar siempre se respira bienestar. Como hijo, Leo es alegre y juguetón, aunque como progenitor puede resultar bastante duro en su afán de educar, mandar e imponer sus puntos de vista.
Lo mismo ocurre en su trabajo: Leo necesita tener la sensación de que es alguien importante. El nativo de este signo no puede evitar imponer su manera de hacer las cosas. En el fondo, le encanta tener gente a su cargo a la que impartir órdenes y presumir ante todos de sus capacidades.

Volver a Leo
Volver a Signos de Zodíaco